jueves, agosto 28, 2008

Bush Is Pouring Gas on Afghanistan's Bonfire

Mounting NATO bombing raids and widespread detentions of Afghans are rapidly turning the country into the mirror image of Iraq.
The wars in Iraq and Afghanistan grind forward with their terrible human toll, even as the press and many Americans play who gets thrown off the island with Barack Obama. Coalition forces carried out an airstrike that killed up to 95 Afghan civilians in western Afghanistan on Friday, 50 of them children, President Hamid Karzai said. And the mounting bombing raids and widespread detentions of Afghans are rapidly turning Afghanistan into the mirror image of Iraq. But these very real events, which will have devastating consequences over the next few months and years, are largely ignored by us. We prefer to waste our time on the trivia and gossip that swallow up air time and do nothing to advance our understanding of either the campaign or the wars fought in our name.
As the conflict in Afghanistan has intensified, so has the indiscriminate use of airstrikes, including Friday's, which took place in the Azizabad area of Shindand district in Herat province. The airstrike was carried out after Afghan and coalition soldiers were ambushed by insurgents while on a patrol targeting a known Taliban commander in Herat, the U.S. military said. Hundreds of Afghans, shouting anti-U.S. slogans, staged angry street protests on Saturday in Azizabad to protest the killings, and Karzai condemned the airstrike.
The United Nations estimates that 255 of the almost 700 civilian deaths in fighting in Afghanistan this year have been caused by Afghan and international troops. The number of civilians killed in fighting between insurgents and security forces in Afghanistan has soared by two-thirds in the first half of this year.
Ghulam Azrat, the director of the middle school in Azizabad, said he collected 60 bodies after the bombing.
"We put the bodies in the main mosque,'' he told the Associated Press by phone, sometimes pausing to collect himself as he wept. "Most of these dead bodies were children and women. It took all morning to collect them."
Azrat said villagers on Saturday threw stones at Afghan soldiers who arrived and tried to give out food and clothes. He said the soldiers fired into the crowd and wounded eight people, including one child.
"The people were very angry," he said. "They told the soldiers, 'We don't need your food, we don't need your clothes. We want our children. We want our relatives. Can you give [them] to us? You cannot, so go away.' "
We are in trouble in Afghanistan. Sending more soldiers and Marines to fight the Taliban is only dumping gasoline on the bonfire. The Taliban assaults, funded largely by the expanded opium trade, are increasingly sophisticated and well coordinated. And the Taliban is exacting a rising toll on coalition troops. Soldiers and Marines are now dying at a faster rate in Afghanistan than Iraq. In an Aug. 18 attack, only 30 miles from the capital, Kabul, the French army lost 10 and had 21 wounded. The next day, hundreds of militants, aided by six suicide bombers, attacked one of the largest U.S. bases in the country. A week before that, insurgents killed three foreign aid workers and their Afghan driver, prompting international aid missions to talk about withdrawing from a country where they already have very limited access.
Barack Obama, like John McCain, speaks about Afghanistan in words that look as if they were penned by the Bush White House. Obama may call for withdrawing some U.S. troops from Iraq, but he does not want to send them all home. He wants to send them to Afghanistan, or to what he obliquely terms "the right battlefield." Obama said he would deploy an additional 10,000 troops to Afghanistan once he took office.

In order to read the complete article HERE.
The Villains of the Housing Crisis Are Denying All Responsibility

The housing crisis is a result of reckless deregulation by specific individuals.
The central bankers of the world gathered last weekend for their annual meeting at Jackson Hole, Wyoming. This was an opportunity to talk about the major issues confronting the world economy, as well as an opportunity to spend some time in a very beautiful vacation spot.
When they met in Jackson Hole in 2005, the meetings were devoted to an Alan Greenspan retrospective, honoring his 18-year tenure as Federal Reserve Board chairman, which was due to end the following January. A number of papers were presented analyzing his record at the Fed, including one that raised the question of whether Mr. Greenspan was the greatest central banker of all time.
The elite Jackson Hole crew did not debate whether Greenspan was the greatest central banker of all time this year. The world is now facing the most serious financial crisis since the Great Depression. At least, that is the assessment of Alan Greenspan. With house prices plunging, unemployment and inflation rates rising and banks failures mounting, Greenspan has a pretty good argument.
How did we get here? The centerpiece in this story is the United States allowed an $8 trillion housing bubble to grow unchecked. Between 1996 and 2006, house prices rose by more than 70 percent, after adjusting for inflation. In the previous century, from 1896 to 1996, house prices had just kept even with the overall rate of inflation.
When there is suddenly a sharp divergence from a long-term trend like this, it is reasonable to look for an explanation. Was there some fundamental factor on either the supply or demand side that was suddenly causing house prices to skyrocket?
A quick investigation revealed no obvious suspects. On the supply side, there were no major new constraints that were impeding construction. In fact, housing starts were at near record levels over the years 2002 to 2006, so there was no reason to believe any developments on the supply side could explain skyrocketing house prices.
The demand side also didn't feature any obvious culprits. The rate of population growth and household formation had slowed sharply. If demographics could explain a sharp rise in house prices, then we should have seen the surge in the 70s and 80s. That was when the huge baby boom cohort was first forming their own households. In the current decade, the baby boomers are preparing for retirement.
There also was no plausible income story. Income grew at a healthy but not extraordinary rate in the years from 1996 to 2000, but income growth has been very weak throughout the current decade.
Finally, if the run-up in house prices could be explained by the fundamentals of the housing market, then we should expect to see a comparable increase in rents. But there was no unusual run-up in rents. They did slightly outpace inflation in the late 90s, but they actually were falling behind inflation by the early years of this decade.
If the run-up in house prices could not be explained by the fundamentals, then it was a bubble, which would burst. This was easy to see for anyone who cared to look, but Greenspan and his sycophants could not be bothered. Greenspan insisted everything was fine - there was no housing bubble - and virtually the whole economics profession, including his fellow central bankers, acted an enablers touting Mr. Greenspan's wisdom.
While the exact timing and path of the housing market's collapse and the resulting turmoil in financial markets could not be predicted, the basic course of this tsunami was entirely foreseeable. The collapse of the bubble will destroy in the neighborhood of $8 trillion of housing wealth. Most of these losses will be absorbed by homeowners ($8 trillion comes to $110,000 per homeowner), but if just ten percent of the loss ends up on bank financial sheets, the losses will be $800 billion.
That is enough to put many banks under. Losses of this magnitude were virtually certain to sink Fannie Mae and Freddie Mac, the two huge government-sponsored enterprises that created the secondary mortgage market in the United States. The current financial crisis was, therefore, an inevitable follow-on to the collapse of the housing bubble and will almost certainly amplify its negative impact on the US economy.
This all seemed painfully obvious from even a quick look at the housing data back in 2005 when the central bankers were honoring Alan Greenspan. In fact, it should have been obvious at least three years sooner.
But the Jackson Hole economists were convinced everything was just fine. Now, they are all saying no one could have foreseen the current crisis. And they say no one, at least among the Jackson Hole crowd, saw any problems coming.
The really tragic part of this story is there are no consequences. The same group of economists that led the economy into this catastrophe still has its hands on the wheel. Holding them accountable for their disastrous performance is simply not on the agenda.
Central bankers are not like dishwashers and custodians. They don't get fired when they mess up on the job. They don't even get a pay cut.
So, lets all hope the Jackson Hole crew had a good time at their summer retreat. We've paid a big price for it.

Esta despertando el gringo!!!

Communities Rally to Close Coca-Cola Bottling Plant

Posted by Tara Lohan, AlterNet

An official declaration has said that Coke has "overexploited" a town's groundwater.

For years there have been protests in India over Coke's exploitation of groundwater -- including contamination of drinking water and the draining of wells. In Kala Dera, the people have had enough.
Below is a dispatch from IndiaResource.org that explains the situation:
Residents living around Coca-Cola's bottling plant in Kala Dera, near Jaipur in Rajasthan, India marched and rallied yesterday demanding the closure of the bottling plant.
Nearly 60 villages surrounding Coca-Cola's bottling plant in Kala Dera have complained of severe water shortages since the bottling plant began operations in the area.
The Central Ground Water Board of India declared the groundwater resources in Kala Dera area as "overexploited" in 1998, two years prior to Coca-Cola's decision to locate its bottling plant and begin operations.
"Why did Coca-Cola begin its operations in Kala Dera when the government had already confirmed that the communities are experiencing water shortages?" asked Rameshwar Kudi, a community leader with the Kala Dera Jan Sangharsh Samiti who has been leading the community campaign against Coca-Cola.
Government records have also confirmed that the groundwater levels in Kala Dera have fallen nearly 10 meters in just the first four years of Coca-Cola's operations.
A sustained international campaign against Coca-Cola forced the company to agree to an independent assessment of its bottling operations in India. The assessment, conducted by Coca-Cola's ally in India, The Energy and Resources Institute (TERI), looked at six bottling plants in 2007, including Kala Dera and confirmed the concerns of the community.
In a damning indictment of Coca-Cola's operations in Kala Dera and India, the TERI assessment concluded that the Coca-Cola company operated on a principle dedicated just to "business continuity," and community water issues had been completely neglected.
The report made four recommendations for the Coca-Cola bottling plant in Kala Dera -- making it clear that Coca-Cola could not continue to use the groundwater in Kala Dera:
Transport water from the nearest aquifer that may not be stressed
Store water from low-stress seasons
Relocate the plant to a water-surplus area
Shut down the facility

The Coca-Cola company has ignored the recommendations of the assessment -- which it paid for and also helped design -- so far.
"We want Coca-Cola to implement the recommendations made by the TERI assessment immediately," said Mahesh Yogi, convener of the Kala Dera Jan Sangharsh Samiti which organized Monday's march and rally. "Coca-Cola is destroying the lives and livelihoods of thousands of farmers and their families in the area, and we will increase the pressure on Coca-Cola to shut down the plant."
"There is a serious disconnect between Coca-Cola's rhetoric at the Olympics, where it spent hundreds of millions of dollars to sell itself as a hydration company, and on the ground in India, where communities are left dehydrated as a result of the company's thirst for water," said Amit Srivastava of the India Resource Center, an international campaigning organization that works directly with communities in India to challenge Coca-Cola's abuses.
"We will continue to campaign internationally until Coca-Cola shuts down its plant in Kala Dera and cleans up its act in India."
For more information, visit www.IndiaResource.org
México Rico…. Pobre México
Que tristeza que nuestro país se encuentre en un pantano de tierras movedizas y cercado por su gobierno. Pudiendo la población salir del atolladero tiene que seguir allí porque la cúpula que gobierna este país así lo quiere, lo manda y esta parece ser la función del gobierno: para servir a los ricos y poderosos encriptados en la cúpula del poder y para subyugar a la población sometida en el pantano. De nada sirve la extensa, incuantificable y abundante riqueza del país cuando esta es acaparada y sustraída por unos cuantos apátridas y extranjeros corruptos. Esta es la razón de fondo del México empobrecido que tenemos, saqueado desde la época de la conquista y gobernado por traidores de la patria cuya tarea radica en oprimir, explotar y esclavizar a la población.
Cambio, pero de manera de pensar
No se puede negar lo innegable y todos estamos viendo que el nuevo gobierno trae un objetivo distinto a las creencias que tuvieron los que votaron por él. Desde el comienzo de su ejercicio el presidente Calderón dio muestras claras y envió el mensaje de que va a gobernar el país con la fuerza militar para someter y hacer cumplir las nuevas directrices y para mantener el Estado de Derecho que desde el comienzo de su gestión pretende reformar como una de sus prioridades para cumplir sus propósitos.
Vale agregar que para lograrlo está convenciendo y conquistando a las fuerzas políticas opositoras por tradición. Las cámaras legislativas que antes eran de representación popular ahora se han vuelto en contra de la Nación y se han convertido en cómplices del gobierno para legislar y hacer reformas en perjuicio de la población y del patrimonio Nacional. El papel que juegan y su comportamiento son objeto de las peores críticas.
Antes formar parte del poder legislativo era un prestigio, hoy es prácticamente un desprestigio. Antes las Cámaras Legislativas cumplían un cometido político y democrático de “representación popular” siendo una respetable oposición para el gobierno, eran un freno que salvaguardaba el patrimonio nacional; hoy son su mejor aliado, como lo atestigua la la llamada de atención de un grupo político a su líder en la fracción parlamentaria priísta, según la nota periodística de Roberto Garduño en La Jornada de hoy.

"La mayoría de los diputados del Partido Revolucionario Institucional enmendó la plana a su coordinador Emilio Gamboa Patrón al advertirle que no se manda sólo en la negociación de la reforma hacendaria con el gobierno del presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Hoy en lugar de ser legisladores son negociadores. Hoy más que nunca saben ponerse de acuerdo y son mejores actores. Ya no se pelean. Esta es la única “virtud” que hasta ahora le hemos visto al presidente, que haya sabido conciliar los intereses de los legisladores y que los haya domesticado y metido en cintura en tan breve tiempo, lo que no pudo Fox en todo un sexenio. De que manera pudo lograrlo, esa es una respuesta que obra en la conciencia de los legisladores.
Como una ironía los legisladores del Partido Revolucionario Institucional respaldan más las reformas políticas y económicas que propone el presidente, que el partido oficial en el poder. Reformas que pretenden minimizar a su mínima expresión la rectoría económica de la Nación y traspasar el poder económico de las paraestatales a las empresas de los magnates que están detrás del presidente, que ni duda cabe que son lo líderes de las finanzas nacionales. Son los que señala Forbes en la lista de la docena de mexicanos más ricos del mundo. Afortunada la suerte para ellos y desgraciada la del resto de los mexicanos a los que deben sus fortunas.
Tolerancia, más que democracia
En este escenario, la democracia que presumimos, mal habida, solo sirve para que los ciudadanos pasemos de ser seres humanos a borregos acarreados a donde se les da la gana; que como mayor desgracia no tenemos candidatos apropiados, honestos y capaces para gobernarnos. La cartelera política nunca antes había sido más raquítica y añeja que ahora que estamos en el punto más bajo de nuestra decadencia política y democrática. Las elecciones pasadas exhibieron toda la corrupción, el cinismo y la desvergüenza de los actores políticos, comenzando por los meros candidatos que hoy los vemos todavía arriba del cuadrilátero.
Finalmente vemos que el ascenso al poder solo les sirve para servir los intereses mezquinos que conllevan sus acciones. En estos primeros meses hemos oído y leído hasta el hartazgo sobre “reformas” de todo tipo, como condiciones primordiales para que el gobierno pueda cumplir su cometido, lo mismo que el cínico y torpe de Vicente Fox, que buscan a como de lugar tener luz verde y rienda suelta para cambiar y abolir preceptos constitucionales que rigen nuestra Carta Magna, y que nunca han estado de más ni de menos, sino precisamente para salvaguardar el patrimonio nacional de la más alevosa corrupción que se pone de manifiesto.
Ambiciosos y codiciosos oligarcas
Los empresarios mafiosos infiltrados en el poder, delante muchas veces del presidente, poderosos por su riqueza que es su llave de la corrupción, quieren, insisten y exigen al gobierno quedarse con todo: telefonía, aeropuertos, carreteras, autopistas, ferrocarriles, minería, bancos, aseguradoras, siderúrgicas, las cuales ya las tienen; pero, ahora, con el gobierno de Calderón, quisieran quedarse con el resto de los sectores estratégicos y puntales de la economía del estado: el petróleo, la electricidad y el agua. De esta forma todo el control económico estaría en sus manos y nosotros sometidos a sus tarifas trabajando como esclavos consumistas.
No hace falta hacer un análisis extenso de los sectores estratégicos que controlan los grupos de poderío económico. Para muestra, santo y seña tenemos a Carlos Slim, cuya ilimitada ambición y codicia la sabe todo el mundo. Gracias a la concesión de la telefonía nacional: Teléfonos de México, que le otorgó el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, pudo salir de pobre y de la bancarrota y ha hecho y consolidado el imperio y la riqueza que le hemos dado todos los mexicanos “hablando por teléfono”. Que sería si también nos vendiera la luz, la gasolina, el gas y la agua, como pretende y de hecho lo está intentando veladamente y en lo “oscurito”.
En Petróleos Mexicanos el magnate e la telefonía nacional también ya se metió: es el caso de Fabricación y Servicios para la Industria Química y Petrolera (Swecomex), filial del Grupo Carso, que de 2004 a la fecha ha sido favorecida con varios contratos en el sector por un monto de 966.4 millones de pesos. Sus contratos más visibles son la construcción de las plataformas de producción PB-KU-M y PB-KU-S, en la Sonda de Campeche, que forman parte “de un ambicioso programa para elevar la producción de la región petrolera de Ku-Maloob-Zaap”. Es la segunda, “orgullo de los mexicanos” por ser la más grande y moderna del país, cuyo peso supera el de la Torre Eiffel, de París.
Efectivamente, bien dicho: Pemex “no se privatiza”, se concesiona a Carlos Slim. No hace falta, podría correr graves riesgos. De esta manera se exprime la vaca y no se le da de comer, se comercializa mejor la leche. Si se muere que importa sino es de uno. No corre el peligro de expropiación.
Opresión en la pobreza
La pobreza, la austeridad, la estrechez económica de cada mexicano se debe básicamente a los altos costos de los servicios, tarifas, bienes y productos que consumimos. Tal es el caso de uno de los servicios que se han hecho básicos: la telefonía. Si hacemos bien las cuentas tenemos que para el común denominador de la población puede representar una cuarta parte de sus ingresos. Este servicio intangible que no se materializa tiene un costo por demás oneroso gracias al cual las ganancias de las telefónicas suben tan vertiginosamente y se duplican casi anualmente. En esta misma medida disminuye el poder adquisitivo de la mayor parte de la población.

Esta paradoja nos lleva a concluir que una de las formas para acabar con la pobreza, disminuirla al menos, sería abaratando, reduciendo el costo de los bienes, productos y servicios que consumimos con mayor frecuencia y abundantemente. Precisamente por lo consiguiente estas empresas prestadoras o abastecedoras de bienes de consumo básico deberían seguir siendo paraestatales ya que en manos de empresarios particulares despiertan y siembran la ambición, codicia y avaricia de sus dueños en detrimento del patrimonio de la población. Estas empresas estratégicas deberían ganar menos, producir más, vender más barato y cumplir la función que tradicionalmente tienen encomendadas. Ser de México para beneficio de los mexicanos.
Para muestra, un botón
Precisamente hoy mismo, como un ejemplo brillante, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advirtió que el flujo de remesas que recibe México se puede ver afectado por las altas tarifas que los mexicanos pagan por servicios de telecomunicaciones.
Taylor Reynolds, analista de telecomunicaciones de la OCDE, indicó que en México las tarifas que cobran las empresas por recibir un mensaje de texto del extranjero son las mayores de la OCDE. Mientras que en Filipinas las telefónicas cobran 0.91 pesos mexicanos (0.08 dólares) por terminar un mensaje de texto en su territorio, en India los usuarios pagan 1.05 pesos (0.09 dólares), en Turquía 1.55 (0.14) y en México 4.31 (0.39), casi cinco veces más que en el primero.
Como ejemplo destacó que la tarifa de internet de banda ancha más barata que se vende en México sigue siendo la más alta entre los países de la OCDE, con 52.36 dólares, comparada con la de países como Japón, donde se consigue el servicio desde 0.99 centavos de dólar. Asimismo, manifestó que mientras en Francia con 400 pesos mexicanos (36.36 dólares) se puede adquirir un paquete de servicios que incluye internet de banda ancha de 28 megabits por segundo, televisión con cien canales y llamadas gratis a 49 países, en México con el mismo dinero sólo se puede tener internet de 1 megabit por segundo.
Estas diferencia sólo son posibles gracias a la complicidad, contubernio y auspicio del sector gobierno, solamente así se pueden obtener tan extraordinarias, onerosas y lucrativas ganancias. Sólo así se justifica la pobreza y miseria de este país. Lo mismo sucede con los banqueros que ganan aquí en México como en ninguna otra parte del mundo, gracias a que el gobierno así se los permite, cuyas comisiones y tasas de interés son las más altas y usureras del mundo. Cobran intereses cinco veces más altos de los que pagan, con la complacencia del gobierno. Comisiones por sus servicios diez veces más caras que en sus países de origen. Y para desgracia nuestra la banca dejo de ser nacional y se convirtió en extranjera. Todas sus ganancias y utilidades que nos devoran se las llevan fuera, solamente dejan la basura y sus desechos. La mano de obra, sueldos y salarios que pagan son, eso sí, los más bajos del mundo, ni duda cabe. Pero mayor pena es la desocupación que ahora produce la nueva banca electrónica.
Reynolds recordó, además, que México es el único país de la OCDE que no ha "desagregado su red", lo cual quiere decir que en el país no es posible todavía que los demás operadores de servicios de telecomunicaciones utilicen la red de Teléfonos de México (Telmex) para ofrecer servicios a sus clientes
Presidente cómplice
Como entonces el presidente de la República puede pensar de otra manera y ponerse al lado de los empresarios a los que quiere ensancharles el camino para que sigan haciendo más pobres a todos los mexicanos. El presidente Calderón debería centrar su gobierno en restituir el poder adquisitivo de la población y no seguir favoreciendo los intereses de unos cuantos oligarcas. Sería bueno que se los quitara de encima y ponerle fin a sus acechanzas.
Por eso la autoestima de los mexicanos anda por los suelos y la violencia y la delincuencia se manifiestan en su máximo esplendor. De que ha de servirle al rico tener tanto dinero si en cambio pierde la libertad de gastarlo como quisiera hacerlo sin que la delincuencia se lo impida.

Y los vendepatrias que nos gobiernan haciendo sus negocitos...

Venta de islas mexicanas

Una empresa con sede en Houston, Texas, ofrece en venta las islas Blanca y El Pastel, situadas en la bahía de San Carlos, en Sonora, a quince minutos de Guaymas.

La Isla Blanca y El Pastel are just 15 KM north of Guaymas and 2 KM off San Carlos Bay between the Mainland and Baja California. Must build an ecologically sound environment. A hidden gem. Close to California and Arizona for a wonderful get-away. An exclusive Cameron Foster Properties listing.

La isla que se nos “perdió”
La Bermeja. Yacimientos

La isla Bermeja, cuya existencia generó polémica durante el pasado debate sobre la reforma petrolera promovido por el Senado de la República, revivió ahora las discusiones en torno de los yacimientos petroleros submarinos transfronterizos ubicados en el Golfo de México y que comenzarán a explotarse a principios de 2011.Pero hay algo más: Localizada a 160 kilómetros al norte de Yucatán y Campeche, la isla ya “no existe”… Junto con otros islotes y cayos, Bermeja había formado parte del Tratado Bilateral sobre Límites Marítimos firmado entre México y Estados Unidos el 9 de junio de 2000, en las postrimerías del sexenio de Ernesto Zedillo.Por su ubicación, este escollo ampliaba el límite de la frontera marítima de México con Estados Unidos, lo que significaba para México contar con una porción mayor de yacimientos petroleros submarinos transfronterizos en el Golfo de México. Según expertos, esta zona aloja reservas de crudo equivalentes a 22 mil 500 millones de barriles. El problema es que, en la época en que se firmaron los acuerdos con Estados Unidos, isla Bermeja “se hundió” a raíz de una conjunción de factores climáticos y tectónicos, y desapareció de los mapas, de acuerdo con la versión oficial mexicana. La isla quedó en el olvido durante varios años, hasta que el asunto volvió a abordarse en los foros de debate organizados por el Senado sobre la reforma energética.El 5 de junio pasado, durante el octavo encuentro sobre Yacimientos Transfronterizos, Negociación, Exploración y Explotación, el senador perredista Arturo Núñez preguntó a los embajadores Miguel Ángel Félix González y Alberto Székely qué había pasado con la isla. Ambos diplomáticos fueron los coordinadores de la negociación del Tratado con Estados Unidos para la Delimitación del Polígono Occidental en el Golfo de México durante el sexenio de Zedillo, e incluso “documentaron” la versión oficial sobre la desaparición de la isla.“Si bien me amparo ante ustedes como desconocedor del asunto –dijo Núñez en ese foro–, sí he leído algo relativo a la isla Bermeja o isla Pasión, que desapareció del mapa y redujo nuestra plataforma continental, nuestra zona económica exclusiva.”Félix González le respondió: “En efecto, se encontró el promontorio pero más o menos 40 o 50 metros abajo del mar. Es decir, que si esa isla estuvo en alguna época arriba, y ahora está abajo del mar, ya no puede considerarse como isla.Así mismo, explicó que a México le costó un año negociar con Estados Unidos lo relacionado con dichos yacimientos submarinos y aun así no quedó claro cuál sería la situación de éstos, por lo que se estableció una moratoria de 10 años para su explotación, plazo que vence el 18 de enero de 2011.“Y ahora nos encontramos con que Estados Unidos tiene ya perforación de pozos a cinco kilómetros de la frontera, en el Cinturón Plegado Perdido, previendo iniciar la explotación para 2010; y que Cuba está haciendo lo mismo en su zona limítrofe con México, previendo explotaciones para 2012”, dijo el diplomático en ese foro.Consideró además que existe un riesgo real “de que mañana amanezcamos con que los estadunidenses ya pincharon un yacimiento y nos están robando el petróleo”. Para evitarlo, expuso, deben renegociarse los tratados internacionales con Estados Unidos y Cuba sobre la explotación de esas vetas compartidas; incluso señaló que no hay dominio de ningún país sobre esos depósitos petroleros submarinos.
La isla hundida del tesoro perdido
Si bien para Félix González el tema de los yacimientos es ajeno a la reforma energética, propuso que se agregue un apartado en la ley reglamentaria del artículo 27 constitucional para que los yacimientos encontrados en la frontera marítima de dos países puedan explotarse de manera bilateral o multilateral.En contraste, el embajador Alberto Székely destacó en ese debate que México debe pedir a Estados Unidos una prórroga para la explotación de esos yacimientos, pues la fecha para esto último, 18 de enero de 2011, podría traer problemas a ambos países.“Nos quedan mil 55 días para esa fecha”, dijo Székely aquel 5 de junio en el Senado. Y criticó al gobierno federal porque, dijo, no ha negociado un acuerdo para hacer respetar la Constitución en lo relativo a las canteras de petróleo náuticas.“Estoy convencido de que el modelo de Puerto Vallarta que se hizo hace 20 años es un buen inicio para tener un tratado bilateral en la materia, desde el punto de vista técnico y jurídico”, explicó. Según él, en el tratado firmado en 2000 hay defectos como la moratoria de 10 años para la explotación de yacimientos compartidos, pues dejó lagunas jurídicas sobre qué pasaría en este lapso; por ejemplo, no obliga a Estados Unidos a cumplir ese trato.Miembro de la Corte Permanente de Arbitraje Internacional de La Haya, Székely consideró que el problema de los yacimientos transfronterizos no se va a resolver con enmiendas al artículo 42 constitucional. Y se manifestó “muy preocupado” porque, dijo, “está por perpetuarse un episodio de negligencia nacional: renunciar por irresponsabilidad jurídica y política a espacios como la isla de la Pasión e ignorar por descuido la riqueza mineral de los fondos marinos nacionales”.El problema de la “inmersión” de la isla Bermeja también ha sido abordado por los investigadores Fabio Barbosa Cano, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y el exsenador Humberto Hernández Haddad.Barbosa Cano, por ejemplo, cita un párrafo de la página nueve de la reforma a la Ley Reglamentaria del artículo 27 constitucional en el Ramo del Petróleo enviada por Felipe Calderón al Senado el 8 de abril pasado. En ésta el Ejecutivo admite que existen yacimientos compartidos con Cuba y Estados Unidos. El documento señala, según el investigador, que la explotación de esos yacimientos ubicados en el Golfo de México debe realizarse de manera proporcional entre los países involucrados.La iniciativa calderonista reconoce que en la región del Cinturón Plegado Perdido existen dos campos: Great White, descubierto en 2004 y ubicado a nueve kilómetros de la frontera con México, y Trident, ubicado a seis kilómetros de la frontera. El primero comenzará su producción en 2010; el segundo en 2014.El investigador asegura que ambos pozos están inactivos y la inversión está congelada. Explica que desde el sexenio de Zedillo se comenzó a investigar el Cinturón Plegado Perdido y en 2006 se difundieron los primeros mapas de más de 50 mil kilómetros cuadrados, así como las primeras localizaciones de ese tipo de yacimientos.Barbosa inició sus trabajos sobre los yacimientos submarinos hace algunos años en el Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la UNAM cuando Jesús Silva Herzog Flores era el director de esta institución. En 2003 publicó el libro El petróleo en los Hoyos de Dona y otras áreas desconocidas en el Golfo de México, donde abordó el caso de isla Bermeja. Su importancia radica, escribió, en que “en la actualidad el gobierno de George W. Bush está haciendo preparativos para licitar bloques del Golfo en espacios como aguas internacionales de la Dona Oriental”, cuando deberían dividirse entre México y Cuba.Entrevistado en su cubículo del Instituto de IIE, el investigador comenta que el 29 de agosto de 2006 Calderón presentó un mapa de Pemex a Estados Unidos donde identificó 181 pozos en el golfo. Al año siguiente se reanudó la perforación de pozos en aguas profundas en los que se encontró gas y crudo pesado.Barbosa muestra a la reportera los mapas donde se localiza la isla, pero también exhibe documentos oficiales que aluden a una expedición efectuada por la Secretaría de Marina en 1997 en el buque Onjuku, la cual, sin embargo, no pudo encontrar la isla. Así se lo refirió entonces el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática al embajador Félix González. Y desde ese momento la isla desapareció de los documentos oficiales.El exsenador Humberto Hernández Haddad arguye a su vez que con el “hundimiento” de isla Bermeja se fue “la renta petrolera que hubiese representado para el fisco federal, y de manera muy especial para el fisco de los gobiernos de Yucatán, Campeche, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas, la fuente de ingresos más importante para el siglo XXI por concepto de extracción de petróleo, gas y nódulos polimetálicos”.Hernández Haddad asegura que cualquier experto en la materia sabe que las islas no desaparecen. Y dice preocuparle que “estemos frente al misterio de una isla del tesoro que supuestamente se hundió” en momentos en que se negociaban los límites marítimos entre México y Estados Unidos.La isla Bermeja fue ubicada por primera vez por Antonio García Cubas en la Carta general de la República Mexicana de 1863; al año siguiente Manuel Orozco y Berra la mencionó en su Carta etnográfica de México; y en 1946 se volvió a hacer referencia a ella en el libro de Manuel Muñoz Lumbier titulado Islas mexicanas, editado por la Secretaría de Educación Pública. l
Caso Cemex El choque
Hugo Chávez

En la nacionalización de la industria del cemento, el gobierno de Venezuela utilizó dos equipos negociadores: uno conciliador con las empresas Lafarge de Francia y Holcim de Suiza; y otro de confrontación con la mexicana Cemex. Ante la expropiación, esta empresa anunció que recurrirá al arbitraje del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi). Pero el gobierno de Hugo Chávez está cambiando las reglas del juego: interpuso ante el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela un recursoque, en los hechos, desactiva el reconocimiento de este tipo de instancias internacionales.

CARACAS.- El municipio Guanta, ubicado en el norte del estado Anzoátegui, en el oriente venezolano, recibió la noticia de la nacionalización de la empresa Cementos Mexicanos (Cemex) con alegría y, a la vez, con pesar. Decenas de militantes del movimiento bolivariano del presidente Hugo Chávez, con sus camisetas rojas, se apostaron a las puertas de la planta cementera al filo de la medianoche del lunes 18 y se pusieron a festejar. Al lugar llegó el ministro de Energía y Petróleo y simultáneamente presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, quien encabezó la celebración. En un acto simbólico, cantó el himno nacional venezolano.Al mismo tiempo, concejales de la localidad sacaron cuentas y se percataron de que tendrán dificultades para cerrar el año fiscal 2008: Cemex era el principal contribuyente del municipio.En Guanta se encuentra la planta de Pertigalete, una de las tres que poseía la firma mexicana en Venezuela. Los habitantes del municipio le dieron un claro respaldo al presidente Chávez en diciembre de 2006: 57.2% de los votos, según las cifras electorales oficiales. Un año después, sin embargo, la propuesta de reformar la Constitución mediante un referéndum, lanzada por el presidente, fue rechazada de manera categórica en esta localidad: 57.1% de los electores votó por el “no” a la reforma. En entrevista telefónica con Proceso, Leonardo Rondón, presidente del Concejo Municipal de Guanta, confirmó que él y cinco concejales exigieron al gobierno de Chávez una compensación por la expropiación de la planta de Cemex en la zona de Pertigalete.Según Rondón, la empresa mexicana aportaba al municipio alrededor de 4 millones de bolívares al año (1 millón 865 mil dólares) por concepto de impuestos sobre patentes, industria y comercio. Entre el 19 de agosto, fecha en que se oficializó la expropiación de las plantas, y el próximo 31 de diciembre Cemex debía aportar al fisco municipal un total de 1 millón de bolívares (465 mil 116 dólares).El impacto se sentirá especialmente en 2009: “La municipalidad va a tener que prescindir de personal para poderse adecuar al nuevo presupuesto”, declaró Rondón.Por su parte, en declaraciones a medios de prensa locales, el concejal Jesús Navarro, representante del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), recalcó que los pobladores de Guanta no deben temer por la nacionalización porque “la decisión presidencial convierte a Cemex en una empresa de producción social”. Afirmó que las utilidades serán repartidas entre la empresa y los trabajadores, y que se aplicará una “reinversión social” en las comunidades que se encuentran a su alrededor para mejorar su calidad de vida.
Las diferencias
Cemex tenía en Venezuela tres plantas de cemento con una capacidad de producción de 4 millones 600 mil toneladas métricas al año. Prácticamente proveía la mitad del cemento que consume el país. Era propietaria también de 33 plantas de concreto, 10 centros de distribución terrestre y cuatro terminales marítimas.Unos 3 mil trabajadores se encontraban en la nómina de las tres plantas, de los cuales aproximadamente 740 laboran en Pertigalete. Durante la toma de posesión de la planta de Pertigalete por parte del Estado venezolano, unos 400 empleados de Cemex mostraron pancartas en las que exigieron su incorporación como trabajadores fijos. El ministro Ramírez aseguró que todo el personal será contratado por la empresa, ahora estatal.Además, la planta de Pertigalete –principal centro de producción de cemento del país– arrastra un conflicto laboral desde 1994. Un grupo de extrabajadores exige el pago de deudas laborales por más de una década, que la empresa mexicana no reconoce. El caso llegó incluso al Tribunal Supremo de Justicia, cuya Sala Social actuó como mediadora. A finales de julio pasado, unos 40 extrabajadores apoyados por militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se apostaron en las puertas de la planta e impidieron la salida y distribución del cemento durante una semana.El ministro Rafael Ramírez declaró el lunes 18 desde Guanta que el gobierno hará uso de un plazo de 60 días para determinar el precio final de Cemex, una vez que el gobierno realice auditorías de los pasivos.También aseguró que fue imposible alcanzar un acuerdo con los representantes de Cemex debido a la notable diferencia de los montos fijados por las partes. La empresa mexicana exigía una indemnización de unos mil 300 millones de dólares, en función de los “índices de valor por tonelada de capacidad instalada y múltiplos de EBITA (flujos de operación)”. El gobierno venezolano ofrecía 650 millones de dólares, monto estimado con base en la cotización de los activos de la empresa en la Bolsa de Valores de Caracas.En un comunicado emitido el miércoles 20, Cemex dijo que la propuesta presentada por el gobierno es proporcionalmente menor de lo que pagó por Holcim y Lafarge.La administración de Chávez acordó con Holcim pagar 552 millones de dólares por 85% de las acciones y el resto seguirá en manos de la firma suiza. Con Lafarge el monto fue de 267 millones de dólares por 89% de las acciones; 6% seguirá cotizándose en la Bolsa de Valores de Caracas y otro 5% continuará en manos de la trasnacional francesa. Los acuerdos con ambas empresas incluyen prolongar durante 60 días el proceso, en una pacífica transición, y el compromiso de las cementeras europeas de continuar con el apoyo tecnológico a Venezuela una vez que el Estado asuma el pleno control de las plantas. Según Ramírez, representantes de Cemex y del gobierno se reunieron una decena de veces. Sin embargo, dijo, los primeros se mostraron inflexibles en su petición, mientras que los ejecutivos de Lafarge y Holcim aceptaron acuerdos “transparentes, razonables y auditables”.A su vez, una fuente de Cemex comentó a Proceso que las conversaciones con los representantes del gobierno venezolano fueron “pobres y escasas” y que nunca se formó la comisión que realizaría el proceso de traspaso de la empresa a manos del Estado venezolano. Tal comisión estaba prevista en el decreto expropiatorio que el gobierno de Chávez publicó el pasado 19 de junio, el cual también establecía un plazo de 60 días para que las tres compañías cementeras decidieran si permanecían como accionistas minoritarias, reservando para el Estado venezolano al menos 60% de las acciones.
Doble rasero
En abril pasado, cuando el presidente Hugo Chávez anunció la nacionalización de la industria cementera, acusó a las empresas extranjeras de ser responsables de la escasez del producto. Dijo que lo exportaban en vez de destinarlo al mercado local y que eso obstruía los esfuerzos de su gobierno para resolver la crisis de construcción de vivienda y de infraestructura. Con la decisión de expropiar las plantas que operan las tres firmas internacionales, “ahora el Estado venezolano tiene control de 90% del mercado de cemento del país, y eso potenciará nuestros procesos productivos”, sostuvo el ministro Rafael Ramírez.La decisión del gobierno de Chávez de expropiar Cemex –en contraste con los acuerdos que logró con las firmas europeas– llamó la atención de analistas políticos. Consideraron que ello puede tensar las relaciones con el gobierno de México, que se encontraban en proceso de normalización después del deterioro que sufrieron durante el sexenio de Vicente Fox.Caracas mantiene una fluida relación con el gobierno de Francia, que se fortaleció con la intermediación de Chávez en el caso de los secuestrados por la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). A su vez, el gobierno suizo se ha abstenido de hacer críticas a Chávez.El pasado 20 de agosto, el diario El Nacional difundió la versión de que PDVSA, la cual representó al Estado venezolano en las negociaciones con las tres firmas, designó dos equipos diferentes: uno conciliador para los diálogos con Lafarge y Holcim, y otro de confrontación para tratar con Cemex. Un experto venezolano que es consultor del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), creado por el Banco Mundial, dice a Proceso que esta versión puede tener base, pues fue la misma estrategia que el gobierno de Chávez puso en práctica en la nacionalización de las empresas petroleras trasnacionales. En aquellas negociaciones los representantes de Caracas tuvieron una mano más suave con la mayoría de las empresas que operaban en la faja petrolífera del Orinoco, y una actitud menos conciliadora con la estadunidense Exxon Mobil, que interpuso recursos ante tribunales en Londres y Nueva York, así como ante el Ciadi.De acuerdo con analistas políticos, esta estrategia de “doble rasero” provocó que la Secretaría de Relaciones Exteriores de México enviara el martes 19 una nota diplomática al gobierno venezolano en la que expresa su preocupación por la medida y le pide continuar las negociaciones con Cemex “sobre la base de los principios de diálogo, trato no discriminatorio, concertación y apertura conforme al marco legal aplicable”. Pero no hubo más negociaciones. Ante ello, Cemex anunció en el citado comunicado del miércoles 20 que recurrirá al arbitraje del Ciadi debido a que existió una “confiscación de bienes y privación de derechos” de su filial en Venezuela.Un día después –jueves 21–, el presidente Hugo Chávez reviró: “Si ellos (los ejecutivos de Cemex) deciden ir a juicio internacional, bueno, ya PDVSA fue llevada a 100 juicios. Vamos, no tenemos miedo. Donde quiera que ellos vayan, ahí estaremos nosotros con nuestras razones”.Y calificó a los directivos de la empresa mexicana como “irrespetuosos” e “irresponsables”. Añadió: “No les importa contaminar gente, playa, vegetación, animales y todo. Lo de ellos es ganancia, dinero. Pero no para invertirlo aquí; para llevárselo, saqueando las riquezas del país y vendiendo el cemento más caro del mundo”.En su comunicado, la empresa mexicana apuntó: “Cemex califica la confiscación y el posterior procedimiento de expropiación como una violación flagrante a la Constitución, a la Ley de Expropiación y a otras leyes de Venezuela, además de no respetar los principios del derecho internacional y los tratados para la protección recíproca de inversiones aplicables al caso, que prohíben la ocupación de bienes y privación de derechos sin previa indemnización justa y efectiva y sin previo procedimiento de expropiación”. El ministro Ramírez señaló que se cumplieron todos los pasos legales para llevar a cabo la expropiación. Sin embargo, los abogados Victorino Márquez y Luis Alfonso Herrera, ambos expertos en el tema, dijeron que no fue así. En declaraciones a medios locales, explicaron que la ocupación que ordenó PDVSA de las instalaciones de la empresa mexicana es una medida ilegal porque debió ser antecedida de una decisión de un tribunal competente en materia de expropiaciones.Para Márquez esta decisión debilita la seguridad jurídica de las inversiones extranjeras y afecta a los empresarios venezolanos: “Estamos viendo cómo el Poder Ejecutivo lleva adelante una expropiación por la vía administrativa sin tomar en cuenta al Poder Judicial”.De acuerdo con las leyes venezolanas, el Estado tiene el compromiso de reconocer los tribunales de arbitraje internacional, pero eso puede cambiar en poco tiempo. El pasado 11 de agosto, un grupo de abogados de PDVSA interpuso ante el Tribunal Supremo de Justicia un recurso de interpretación del artículo 258 de la Constitución Bolivariana y del artículo 22 de la Ley de Promoción y Protección de Inversiones. Este recurso busca desactivar las normas que reconocen el arbitraje de instancias internacionales para dirimir diferendos del Estado venezolano con empresas extranjeras. Si bien el recurso legal se relaciona con el caso de Exxon Mobil y no pide la derogación de los artículos referentes al arbitraje internacional, solicita que éste sólo pueda activarse por una declaración expresa de las autoridades venezolanas. Es un cambio en las reglas de juego.
Con Calderón, nuevo ciclo de complicidad con las televisoras
Corral. Decepción

Agudo conocedor de los males que descomponen a su partido, Javier Corral sintetiza con una frase el descontento que lo llevó a renunciar al Comité Ejecutivo Nacional panista: Ni en el gobierno ni en el partido hay voluntad política para llevar a cabo una de las reformas estructurales fundamentales para consolidar la democracia, la de los medios de comunicación. En entrevista con Proceso, el exlegislador lamenta el pacto que el presidente nacional del PAN, Germán Martínez, estableció con la facción de la derecha radical, y reprueba la alianza panista con el Partido Nueva Alianza, que dirige Elba Esther Gordillo. Además, dice, se desvaneció su “esperanza” de que Felipe Calderón rectificaría el apoyo que le dio a la Ley Televisa en su campaña.Incorporado al Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional (PAN) a propuesta de Germán Martínez en diciembre de 2007, Javier Corral Jurado supo muy pronto que era inútil mantenerse en esa posición y el primer signo que lo inquietó fue el pacto que el nuevo presidente partidista estableció con la facción de la derecha radical.“Eso no me lo esperaba. Ni con Luis Felipe Bravo ni con Manuel Espino hubo un acuerdo tan estructural y tan orgánico con ese sector radical como ahora en el CEN que encabeza Germán”, asegura Corral, quien expone que ese “alineamiento” se ratificó con la proclama de Martínez de guanajuatizar México, que no honra la promesa de hacer del PAN un partido de centro.Luego, en la lógica del “electorerismo” del PAN, se presentó otra acción que lo desconcertó: En una decisión que no concitó discusión entre los 40 miembros del CEN y cuyo único voto en contra fue el suyo, se perfiló una alianza total con el Partido Nueva Alianza (Panal), de la dirigente magisterial Elba Esther Gordillo, quien encabeza “una de las dirigencias más corruptas de América Latina”. Pero Corral ya no tuvo duda de que renunciaría al CEN después de que se desvaneció su “esperanza” de que Felipe Calderón rectificaría el apoyo que le dio a la Ley Televisa en su campaña, porque fue todo lo contrario: Varios hechos, entre ellos la destitución de Santiago Creel como coordinador del grupo parlamentario del PAN en el Senado, lo hacen concluir que este gobierno inauguró un nuevo “ciclo de complicidad” con las televisoras, como el establecido por Vicente Fox.“Si alguien estaba obligado, moral y políticamente, a una rectificación era el presidente Calderón, puesto que él fue, sin duda, uno de los personajes clave en la aprobación de la Ley Televisa. Pero la rectificación no sólo no vino, sino que se empezó a recomponer el pacto de colusión de intereses con las televisoras, que ya venía desde Fox.”Para Corral, quien aceptó la invitación a formar parte del CEN para poder influir en el tema –“así lo explicitamos desde el principio Germán y yo”–, no hay duda: “No hay voluntad política, en el gobierno ni en el partido, de llevar a cabo una de las reformas estructurales más importantes para consolidar la democracia.”Pero, además, Calderón “no sólo no rectifica, sino que vuelve a hacer cosas en sentido contrario y que sólo refuerzan ese poder que, ilegal e inmoralmente, sustituye al Estado y se genera, de nueva cuenta, un ciclo de complicidad y componenda”.
–El 16 de julio usted escribió en El Universal: “Qué dolor me causa decirlo, pero al ritmo que vamos, en el manejo de los medios electrónicos y en el ejercicio de la libertad de expresión vamos a extrañar a Fox”. ¿Calderón ya rebasó a Fox?
–No creo que lo haya rebasado, todavía. En todo caso lo que hace es continuar la política de Fox en esta materia.En amplia entrevista con el reportero, el jueves 21, Corral pone varios ejemplos de esa complicidad: Los refrendos de concesiones de radio que violan la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sobre la Ley Televisa; el cabildeo a nombre de las televisoras del procurador general de la República, Eduardo Medina Mora; las agresiones impunes de Televisión Azteca a los ministros; el “borrado” de la imagen de Creel en las pantallas de Televisa.Inclusive, en una facultad de Germán Martínez, se nombra a Federico Döring como representante del PAN ante la Comisión de Radiodifusión del Instituto Federal Electoral (IFE). “Lo mandaron para defender las posiciones de las televisoras”, afirma Corral, quien tilda al senador de ser un “soldado de la guerra sucia”.Corral les hizo saber todo esto, directamente, a Calderón y a Martínez, así como a varios funcionarios del gobierno, antes de presentar su renuncia al CEN del PAN, el 14 de julio, con el fin de que hubiera una rectificación, pero todo –dice– fue inútil.“Yo, miembro del CEN del partido en el gobierno, le digo al jefe del partido, le digo al secretario de Comunicaciones, Luis Téllez; –al de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, no, porque nunca me contestó el teléfono–; le digo al presidente de México, está ocurriendo esto. ¡Y no pasa nada! Entonces, ¿qué hago ahí? Me voy del CEN a dar la batalla en la posición que, con sus decisiones, me han colocado, y que es la más incómoda, la más compleja, la más difícil.”Por eso, Corral no duda: El nuevo coordinador del PAN en el Senado, Gustavo Madero, sólo acatará la línea trazada por Calderón. “¿O alguien cree que va a impulsar la reforma de medios?”
–Él aseguró públicamente que sí…
–A ver quién le cree a Madero que llegó a eso. Puede decirlo, pero no lo va a hacer nunca. No se vale engañar, no se vale decir que sí se va a hacer, cuando el compromiso previo ha sido que no. Y esto es lo más grave de todo lo que pasa: Vivimos en una época de simulación. Corral no quiere sumarse a la simulación –que hace medio siglo el fundador del PAN, Manuel Gómez Morín, identificaba también como el principal problema de México–, y escribe un libro “revelador” sobre cómo el poder mediático ha sometido a toda la clase política, incluyendo la del PAN.
Creel, presidenciable
Corral presentó su renuncia a Martínez el 14 de julio, justo el día en que Creel declaró por primera vez que el presidente nacional del PAN adujo presiones de las televisoras para destituirlo un mes antes, el 9 de junio, y en entrevista con Carmen Aristegui, en CNN, involucró a Calderón en la decisión.De hecho, en la reunión del CEN de ese 9 de junio, después de que ya había comunicado a Creel su destitución, Martínez dijo a los asistentes que, en una semana, convocaría a los grupos parlamentarios de las cámaras de Diputados y Senadores para revisar la agenda legislativa y evaluar el desempeño de los coordinadores. “Este es un asunto muy delicado y les puedo asegurar que ha sido discutido y acordado con el presidente de la República”, expresó Martínez, quien al día siguiente, el martes 10, se reunió con la mayor parte de los senadores y negó, como hasta ahora, que la deposición de Creel obedeció a la presión de las televisoras. “Ningún actor externo impone agenda”, declaró.Pero para Corral no hay duda: Calderón y las televisoras sabían que Creel “iba en serio” por la reforma a los medios y, a pesar de la censura de la televisión, se colocaba como puntero para la candidatura presidencial de 2012, en abierto desafío al dogma que la televisión reproduce: El que se pelea con la televisión no aparece y, el que no aparece, no existe en política. “Y Creel demostró que hay vida después de la televisión. El gobierno levantó las antenas, porque lo vieron, primero, en ruta de rectificación –lo que ellos no pudieron o no quisieron hacer–, y como lo vieron en ruta de rectificación en el asunto más importante del que cojea el equipo de Calderón, que es su autoridad moral ante los medios, lo derribaron y derribaron la reforma.”Corral afirma que el efecto fue contraproducente: “Calderón, la dirigencia del partido y Televisa, cada quien en su faceta, logran uno de los efectos más increíbles en la trayectoria política de Creel: No sólo lo resucitan, en términos de una posición pública creíble, sino lo relanzan. Creel es hoy el más fuerte presidenciable del PAN, porque rompió con todos los intereses que lo ataban”.
–Que él mismo tejió…
–Sí, que él mismo tejió, sin duda que tiene faltas acreditadas, una conducta como secretario de Gobernación que fue muy cuestionada y muy vulnerable. Si alguien lo escribió, lo criticó y lo dijo fui yo. Porque mi actuar en estos asuntos ha sido no en función de personajes, sino de las acciones que se cometen. “Pero, paradójicamente, Calderón hace a Creel presidenciable, como Fox lo hizo a él: Por la vía de la defenestración pública. Porque uno de los valores más importantes en el PAN es el respeto a la dignidad de la persona humana y porque aquel que da a respetar su dignidad crece ante los ojos de los militantes del partido. Calderón no permitió que se le atropellara su dignidad. Creel tampoco lo ha permitido.”
Elba Esther y El Yunque
Sin las amarras que implica formar parte del órgano de dirección del PAN, aunque sin declinar su militancia ni su participación activa en los consejos nacional y estatal en Chihuahua, Corral dice que es más útil ejercer la crítica y concitar el debate desde fuera, sobre todo porque el tema de los medios ha sido su batalla.Califica de calumniosa la especie propalada por “funcionarios de reciente incorporación al CEN”, como Juan Ignacio Zavala, en el sentido de que busca una diputación para no renunciar, algo que ni siquiera aceptó a Calderón al inicio del gobierno. “Me invitó a ser director del Canal 22, pero yo no iba a dejar la batalla contra la Ley Televisa. Además el planteamiento no fue muy convencido, fue un mero trámite”, expone Corral, quien también en el PAN pronto se dio cuenta de que no tenía sentido seguir.“Hasta se lo dije al propio Germán: ‘No te voy a poder ayudar’. Si ni siquiera puedo dar el debate, qué estoy haciendo ahí. Como están las cosas, más sirve la denuncia, la crítica, advertir los problemas y errores desde fuera que de dentro, porque no se hace caso.”
–Germán Martínez alegaba que una de las cosas que debía recuperar el PAN era su tradición deliberativa, porque “un partido sin debate interno tiene argumentos débiles frente a la sociedad”…
–Ese fue un dato que a mí me preocupó mucho, porque, en efecto, el debate ha sido parte sustancial del partido. Hemos modificado estrategias y posturas después de muchísimos debates. Grandes debates se dieron en torno a la confesionalidad o no del PAN, a la participación electoral o abstención, recibir o no subsidio, relación con el gobierno de Carlos Salinas, abrir o no procesos internos.“El CEN se legitimó por sus discusiones permanentes, por sus debates constantes, y yo no veo que haya ahora la idea de debatir nada. Porque hay otra estrategia: Ahora la ruta seguida no es discutir los problemas del partido y cómo podemos retomar nuestro talante de partido reformador o de cambio democrático para el país. Estamos en la ruta de ser un partido de gobierno y con el objetivo exclusivo de ganar elecciones. El electorerismo.”Corral dice que la prueba de eso es la alianza que, sin discusión, se planteó con el Panal de Elba Esther Gordillo, quien apenas el lunes 28 de julio emitió un discurso inquietante ante Juan Camilo Mouriño y Josefina Vázquez Mota, secretarios de Gobernación y de Educación-.“Nada mejor ni nada más útil que la verdad. Transparencia y rendición de cuentas quiere decir que todo aquello que hemos hecho –no que han hecho, que hemos hecho a valores entendidos– en beneficio de la política, por la política electoral, se erradique”, dijo la profesora, algo que a Corral le irrita. “Los dos principales operadores de los acuerdos de la campaña de Calderón la escucharon sin chistar. ¿Qué hicieron para erradicarlo definitivamente?”
–¿Fraude electoral?
–¡No sé! Pero es muy grave que no se haya parado Mouriño a decirle: “a ver, profesora, con todo respeto, no le permito que ponga en duda los acuerdos que hicimos en materia electoral”, porque se avergüenza la profesora de lo que hicieron. ¿Qué hicieron para que se avergüence?“Después de las elecciones de 2006, de todo lo que se ha dicho, para mí es más grave que hayan dejado pasar esa declaración de Elba Esther a andarle aclarando al Peje (Andrés Manuel López Obrador) y a todos los demás sus inventivas.” Por eso, cuando se presentó la propuesta en el CEN, en mayo, le dijo a Martínez que era un error, pero además adquirió ejemplares de Los socios de Elba Esther, de Ricardo Raphael de la Madrid, y Doña Perpetua, de Arturo Cano y Alberto Aguirre, para dárselos a los miembros del CEN.“Yo le dije al propio Germán: ‘Oye, la dirigencia del sindicato de maestros está calificada como una de las dirigencias más corruptas de América Latina. ¿En serio el PAN quiere asociarse con ellos? ¿En serio el PAN quiere asociarse con quien ha sido el obstáculo a la educación en México?”
–¿Y cuál fue la respuesta?
–Que se va a explorar, que se va a investigar, que se está analizando. Yo creo que Germán, por él mismo, no quisiera la alianza.
–¿Se lo están ordenando?
–En análisis y en las cuentas del gobierno esa alianza se ve como que le pueda sumar al PAN. Yo creo que le resta. Una alianza con Elba Esther, a nivel nacional, incluso aritméticamente no nos da ni ética ni políticamente. Porque nadie da lo que no tiene.Calderón, afirma, tiene un acuerdo con el sindicalismo corrupto, como lo tuvo Fox, en contra de las banderas tradicionales del PAN, el anticorporativismo y la lucha antimonopólica: “La profesora estaba en caída libre y Calderón la agarró y la volvió a fortalecer. Carlos Romero Deschamps igual: estaba en caída libre, lo agarró Fox y lo volvió a fortalecer.”Y acusa: “El gran reto de Calderón es reordenar a los grupos de interés y cumplir una tarea que el PAN no cumplió en el sexenio de Fox, y que fue una oportunidad perdida: Democratizar en serio a México. El PAN está perdiendo la oportunidad mayor de su historia política: Consolidar la democracia en todos los órdenes. No nos podemos conformar con un modelo electoral, que más o menos arregla la competencia”. l
El PRI, en busca del reacomodo

En medio del forcejeo por el control de los espacios de poder entre la dirigencia formal, los coordinadores de los grupos parlamentarios y los gobernadores, el Partido Revolucionario Institucional celebró este sábado 23 su XX Asamblea Nacional Ordinaria para reformar sus documentos básicos con el propósito de brindar los márgenes de maniobra para sacar adelante los acuerdos con el gobierno panista y, al mismo tiempo, reubicar discursivamente al partido un poco más a la izquierda, como pretende Beatriz Paredes.La asamblea también sirvió como banderazo de salida para los procesos electorales de 2009, en virtud de que los priistas acarician –en una aparente concordia entre los grupos internos– la idea de recuperar los espacios perdidos, animados por los resultados favorables en los comicios de 2007. Sin embargo, en su optimismo olvidan contextualizar las señales en el tiempo y el espacio: se regodean con los triunfos en entidades mayoritariamente priistas y celebran una unidad favorecida por la debacle de la última elección federal y marcada por la ausencia de procesos internos de selección de candidatos. Así, más allá de cumplir con la obligación de efectuar una asamblea cada tres años, ésta permite al partido reacomodar sus fuerzas de cara a los próximos procesos electorales y adecuar los documentos básicos para afrontar las tareas legislativas.De acuerdo con las declaraciones del coordinador general de la Comisión Nacional Organizadora, Miguel Alemán Velasco, las modificaciones a los documentos básicos declaran al PRI un partido socialdemócrata y, al mismo tiempo, eliminan de la Declaración de Principios el mandato establecido en la asamblea anterior: “En materia energética (el PRI) se pronuncia en contra de todo intento de privatización del patrimonio de los mexicanos”. Las reformas también flexibilizan los requisitos exigidos por el partido a sus candidatos a puestos de elección popular y eliminan candados como la participación en contiendas electorales previas para los aspirantes a la gubernaturas.En esta ocasión la dirigencia fue más cuidadosa y estableció una ruta de revisión de los documentos básicos para prevenir confrontaciones y disputas, pues los líderes actuales saben que para recuperar posiciones tienen que preservar la unidad interna y reintegrar al partido a algunos de quienes lo abandonaron en épocas recientes. Pero las 14 entidades que realizaron elecciones durante 2007 y que hoy los priistas utilizan para proclamar su recuperación, son estados que en todos los procesos les brindan un porcentaje de votos superior a la media nacional. En las últimas tres elecciones federales esas entidades han aportado cuatro o cinco puntos porcentuales por encima de las cifras nacionales: en 2000, en esos estados obtuvieron 41% contra el 37% nacional; en 2003, 48% contra 43%; y en 2006, 32% contra el 28% nacional. (En todos los casos, los datos corresponden a las contiendas por diputaciones.)En 2004, cuando recuperaron el gobierno de algunos municipios y acumularon 45.5% de los votos en esas mismas 14 entidades (Aguascalientes, Baja California, Durango, Chiapas, Chihuahua, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas), también renacieron sus esperanzas de rescatar la Presidencia de la República, sin advertir que en realidad habían perdido casi tres puntos porcentuales de participación con respecto a la votación alcanzada en esos mismos estados durante los comicios federales de 2003.De acuerdo con la lideresa del PRI, Beatriz Paredes, “la existencia de un priismo en la base social” les permitió obtener “alrededor de 42% en la votación emitida en las elecciones de 2007”, que son 10 puntos porcentuales más que el 32% conseguido en 2006, pero tres y medio puntos porcentuales menos que hace tres años, y apenas un punto porcentual superior al 41% que alcanzaron en el proceso federal de 2000.Los resultados del año pasado sin duda muestran la capacidad de sobrevivencia de los tricolores, pero no son motivo para entusiasmarse, ya que no permiten pronosticar triunfos en las próximas contiendas federales.Por otra parte, las principales fracturas en el Partido Revolucionario Institucional surgieron precisamente a partir de las elecciones intermedias de 2003, es decir, cuando empezaron las disputas por las curules federales y las gubernaturas. Los aspirantes a la candidatura presidencial de 2012 conocen la importancia de posicionar a sus aliados en los puestos de elección popular.Los primeros conflictos entre los gobernadores del Tucom (Todos Unidos contra Madrazo) y el entonces dirigente nacional del PRI brotaron precisamente con la designación de los candidatos a diputados federales en 2003. En ese entonces se evidenciaron particularmente las diferencias con los gobernadores de Coahuila, Estado de México y Veracruz.En 2004, las disputas provocaron rupturas por la designación de los candidatos a gobernador en Aguascalientes, Oaxaca, Veracruz, Tlaxcala y Sinaloa, y se tradujeron en pérdidas de votos y hasta de algunas posiciones. Y en 2005 afloraron las diferencias en Quintana Roo, Estado de México y Nayarit.Es evidente que hasta ahora las condiciones han sido favorables para la actual dirigencia priista, pero las elecciones competidas y las postulaciones conflictivas están por venir, y será en esos momentos cuando se pueda evaluar la habilidad de los actuales líderes políticos del partido. l
Zacatecas: hasta los clérigos huyen
El terror

Violencia recurrente, secuestros, levantones, asaltos… Larga es la lista de agravios que padecen desde 2006 los habitantes de Zacatecas. Lo mismo se ven afectados los municipios del sur que los del norte, y se quejan de que las autoridades no hacen nada para detener la violencia provocada por los hermanos Beltrán Leyva y Los Zetas, quienes ya impusieron su ley en la región. La gobernadora Amalia García pidió ayuda a la arquidiócesis de Guadalajara, pero de nada sirvió.

ZACATECAS, ZAC.- Ante la imposibilidad de controlar la ola de violencia que se incrementó en esta entidad a partir de 2007, la gobernadora Amalia García Medina pidió apoyo a la arquidiócesis de Guadalajara, a la que pertenecen los sacerdotes del sur de esta entidad.A principios de mes, en una reunión con el cardenal Juan Sandoval Íñiguez a la que asistieron también algunos eclesiásticos locales, García Medina habló de los secuestros y levantones realizados por presuntos sicarios de Los Zetas y los seguidores de Joaquín El Chapo Guzmán, así como de la zozobra en que viven los zacatecanos a causa de las extorsiones, asaltos y robos de que son objeto.En aquel encuentro, efectuado en la capilla de Jesús, a un costado de la Casa del Sacerdote, en el sector Hidalgo, cerca del primer cuadro de la ciudad, la gobernadora pidió a los religiosos que invitaran a sus feligreses a denunciar los actos ilícitos; incluso los exhortó a que aconsejaran a los jóvenes para que no se dejaran seducir por las drogas y el narcotráfico.El cura de la parroquia de Santiago Apóstol se abocó a la encomienda, pero pronto comenzó a recibir amenazas, por lo que sus superiores decidieron cambiarlo de adscripción. En Tlaltenango, cuyas parroquias pertenecen a la diócesis de Zacatecas, los religiosos aseguran que “la población vive con miedo” y teme ser víctima de un secuestro. De acuerdo con un reporte de inteligencia del gobierno federal dado a conocer en enero, durante el último año en la capital de Zacatecas presuntos zetas realizaron 40 levantones y se registraron 32 asesinatos (Proceso 1630).Algunos vecinos del sur del estado dicen a este semanario que en lugar de pedir ayuda a la iglesia, las autoridades deben permitir a los civiles portar armas para defenderseEn un recorrido por municipios sureños de Zacatecas, como Fresnillo, Jerez, Momax, Tepechitlán, El Teúl, García de la Cadena, Juchipila, Apozol, Sombrerete, Chachihuite, así como Tlaltenango y Moyahua, este reportero entrevistó a decenas de comerciantes y a líderes sociales; todos coincidieron en que gente de Los Zetas y sus aliados de la banda de los hermanos Beltrán Leyva están sembrando el terror en la región para apropiarse de la plaza y sacar del territorio a sus rivales del cártel que encabeza El Chapo.Algunos de los entrevistados, quienes se negaron a decir su nombre, sostienen incluso que en el marco de ese pleito que se inició a fines de 2007, Los Zetas exigen el pago de “derecho de piso” a quienes están ligados al narcotráfico.El presidente municipal de Tlaltenango, Martín del Real, por ejemplo, asegura que en julio pasado en un solo día 50 personas recibieron llamadas telefónicas en las que sus interlocutores les pedían entre 5 mil y 8 mil dólares para evitar el secuestro de algún familiar.En Fresnillo, gobernado por David Monreal Ávila, hermano del exgobernador Ricardo Monreal, los más atemorizados son los empresarios dedicados a la venta de gas, los vendedores de chiles secos y otros productos. El regidor Gustavo Torres, secretario de la Comisión de Gobernación, asegura que David Monreal ya pidió el apoyo del gobierno federal, pero hasta ahora sólo han enviado elementos para que vigilen la localidad.
También en el norte
En la zona norte la violencia también tocó a Chalchihuite, poblado en el que desde mayo pasado quedó acéfala la Dirección de Seguridad Pública, luego de que el presidente municipal, Juan Nava Pérez, destituyó a Abundio García Ruiz, acusado de actos de corrupción. En febrero de 2008, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHZ) emitió una recomendación contra el ayuntamiento por actos de tortura de ese servidor público, a quien se acusaba de golpear y detener en forma arbitraria a un ciudadano, según el expediente 93/2008 de la CEDHZ.El pasado 13 de julio, 500 lugareños fueron asaltados por un grupo de 30 hombres fuertemente armados mientras se realizaba una carrera de caballos. Los delincuentes exigieron la entrega de billeteras, relojes y todo tipo de pertenencias a los asistentes. Al día siguiente los periódicos zacatecanos informaron que se trató de un “cobro de impuestos” orquestado por Los Zetas, quienes se molestaron porque, según los diarios, los organizadores de la competencia “no pidieron permiso”. Sin embargo, la Procuraduría de Justicia asegura que “nadie levantó una sola denuncia”.En el municipio de Sombrerete, en la misma región norte, el director Seguridad Pública, Cenobio Puente García, desapareció el 14 de septiembre de 2007. Y aunque las autoridades presumen que se trató de un secuestro, la familia se negó a levantar la denuncia. Hasta la fecha Cenobio no aparece.En la población norteña de Tayahua, una familia entera salió huyendo hacia Estados Unidos en junio pasado, luego de que uno de sus integrantes fue secuestrado por el grupo de Los Zetas y se les obligó a pagar mas de un millón de pesos por su liberación.En algunos municipios, pese a la ola de secuestros, la población no se arredra. El 12 de junio pasado, cerca de 60 taxistas que operan en la capital del estado y en el municipio de Guadalupe realizaron una manifestación en la que exigieron al gobierno de Amalia García hacer valer el estado de derecho.Así mismo, denunciaron el robo de 21 unidades y los levantones permanentes que presuntamente hacen Los Zetas en esa zona. Juan Valdez, secretario de la Unión de Choferes de Guadalupe, dijo en esa ocasión: “Ya estamos hartos de que Los Zetas hagan de las suyas en el estado. Nos bajan de nuestros taxis, nos golpean, nos encajuelan, nos amenazan y nos quitan el dinero. Muchas veces lo hacen incluso frente a los policías, quienes no se atreven a detenerlos”.En Fresnillo, donde fue secuestrado el campesino Baldomero Elizalde Domínguez el domingo 3, alrededor de cien habitantes de El Mezquite, Patillos y Chichimequillas se organizaron para protestar frente a la Casa de Justicia de ese municipio y frente a palacio de Gobierno en Zacatecas para exigir a la Procuraduría de Justicia la aparición de Baldomero.
Semanas negras en el sur
El 2 de mayo pasado en García de la Cadena, a 10 kilómetros del límite con Jalisco, se localizaron siete cuerpos a un costado de la carretera Guadalajara-Colotlán. Según los informes de la Procuraduría de Justicia de Zacatecas, los ejecutados fueron trasladados desde Jalisco y abandonados en territorio zacatecano por un camión de volteo.Cuatro días después en Villa de Cos, ubicado a 60 kilómetros de la capital zacatecana, se registró un enfrentamiento entre miembros del Ejército y un grupo de 40 sicarios que viajaban a bordo de 10 vehículos. La refriega dejó tres muertos, entre ellas la menor Noemí Pinales Hernández, de 9 años.El 27 de julio, un grupo armado robó un vehículo a un alto funcionario del gobierno de Amalia García en las inmediaciones del hotel Paraíso Caxcán, en el municipio de Apozol. Dos patrulleros persiguieron a los asaltantes, quienes los intimidaron con armas largas, por lo que desistieron. Días después la unidad robada fue recuperada cerca de la comunidad de San Miguel. Desde entonces, los teléfonos de la policía reciben llamadas intimidatorias en las que se pide a los agentes “no entrometerse”.Una noche, la policía de Apozol recibió una llamada sobre un supuesto accidente; cuando los agentes salieron de las instalaciones, un grupo de presuntos zetas irrumpieron en la comandancia para hacer la advertencia en forma personal, “No es un juego”, dijeron a los guardias. Desde entonces, el comandante Orfil Medina Huerta y su familia huyeron de la comunidad, mientras que ocho de los 12 elementos del cuerpo de Seguridad Pública renunciaron ante el temor de ser levantados o ejecutados.
La sombra de “Los Zetas”
El pasado 4 de enero, el periódico Imagen informó que los policías ministeriales aseguraban que el procurador estatal Carlos Pinto Núñez era proteger a Los Zetas. No pasó nada. Hoy, el funcionario aludido es el secretario general de Gobierno de Zacatecas. Entrevistado sobre aquellas imputaciones, que se repiten con frecuencia, Pinto Núñez truena contra sus detractores; dice que es una “infamia” cuyo propósito es dañar la imagen de la administración que encabeza Amalia García Medina.
–¿Secretario, es usted muy cauteloso cuando habla de Los Zetas?
–pregunta Proceso.
–Pregunta lo que tú quieras. Nosotros no negamos la existencia de grupos armados; Zacatecas no es la excepción.
–¿Se publicó en algunos medios que usted había sugerido no meterse con Los Zetas?
–Esa es una infamia. Lo que hemos ordenado es que nadie sea cooptado por Los Zetas; es decir, que nadie se meta con ellos.
–¿No meterse en el sentido de no ser cooptado? –se le insiste a Pinto Núñez.
–Mire, nada más para que vea. Y manda llamar al director de Seguridad Pública y Tránsito, Antonio Caldera Martínez, a quien interroga: “Toño, Toño, ¿qué hemos dicho sobre el asunto de no meterse con Los Zetas?” “Que no se metan con nadie” –responde Caldera.Luego llama al director de la Policía Estatal Preventiva, Héctor Efrén Medina, y le pregunta: “¿Qué les hemos advertido sobre la corrupción?” “Bueno, cada semana se reúne el gabinete de Seguridad Pública y les informamos a sus integrantes que no se metan en cosas malas, que se dediquen a su trabajo”.
–¿Hay gente sancionada? –reitera el reportero a Pinto Núñez.
–No. Por parte de mi corporación, hasta ahora no la hay.
–¿Hay funcionarios amenazados?
–Bueno, mire. Déjeme decirle algo que me parece importante. Estos grupos siempre intimidan, pero también nuestra gente está advertida de que tiene que resistir esas intimidaciones. Intimidan a la gente…
–En materia de secuestros, ¿ha sido afectado algún familiar de funcionarios de primer nivel del gobierno estatal?–No.
–¿Cómo se encuentra usted?
–Yo me encuentro tranquilo. Nosotros estamos tranquilos trabajando. Insiste en que la gente que promueve acusaciones en su contra carece de valor civil y sólo busca utilizar los medios de comunicación para sembrar la intriga:“Yo digo: si alguien tiene la prueba de que algún funcionario está involucrado en el narcotráfico, que presente la denuncia. Nosotros con mucho gusto compareceremos antes las instancias correspondientes”.
Y remata: “Politizar el tema de seguridad pública es una irresponsabilidad”.
Narco y corrupción, hermandad que no se extingue
Sandra Ávila

Desde la cúspide del poder, Felipe Calderón la acusó, la juzgó y la sentenció: era el enlace de los cárteles mexicanos con los grandes capos colombianos. Apenas detenida, sin juicio alguno de por medio, el Presidente de la República llegó a decir que era una de las delincuentes más peligrosas de América Latina. Sandra Ávila Beltrán fue condenada de antemano por obra y gracia del autoritarismo presidencial. Recluida desde hace un año en la cárcel de mujeres de Santa Martha Acatitla, en el Distrito Federal, la llamada Reina del Pacífico –apodo que, según ella, le impuso la PGR– aceptó una prolongada serie de entrevistas con Julio Scherer García –dos visitas a la semana durante varios meses, horas y horas y horas de grabación– en las cuales, a golpe de preguntas, detalló su vida personal, inmersa en la sociedad del narco, sus relaciones con hombres célebres de ese mundo y afirmó, porque lo puede afirmar con las vivencias y testimonios a flor de memoria y de epidermis: los capos y las autoridades corruptas entrecruzan sus vidas y a través de su perversa hermandad explican por qué el narcotráfico es fuego que no se extingue. De La Reina del Pacífico: es la hora de contar, el nuevo libro del fundador de Proceso, que la editorial Random House Mondadori pone en circulación en estos días, extraemos los fragmentos que adelantamos en estas páginas.

Sandra Ávila Beltrán ha vivido como ha querido y ha padeci-do como nunca hubiera imaginado. En los extremos se han tocado la riqueza y la muerte. Ahora habita en la cárcel, soez el concreto negruzco de los muros que cancelan el exterior; soez el lenguaje; soez su estridencia; soez la locura que ron-da; soez el futuro como una interrogación dramática. En la sala de juntas del reclusorio femenil de Santa Mar-tha Acatitla, la Reina del Pacífico iría dando cuenta de su vida. A lo largo de sus 44 años ha escuchado ráfagas de metralleta que no logra acallar en los oídos; ha escapado de la muerte porque no le tocaba morir; ha galopado en caballos purasangre y ha llevado de las riendas ejemplares de estampa imperial que siguen La Marcha de Zacatecas; ha jugado con pulseras y collares de oro macizo, se ha fascinado con el esplendor de los brillantes y el diseño surrealista de piedras inigualables; de niña, entrenada al tiro al blanco en las ferias, ya mayor ha manejado armas cortas y armas largas; ha disfrutado de las carreras parejeras, las apuestas concertadas al puro grito sin que importe ganar o perder; ha participado en los arrancones de automóviles al riesgo que fuera y ha bailado los días completos con pareja o sin pareja. Absolutamente femenina, dice que le habría gusta-do ser hombre. Por escrito, yo había solicitado del licenciado Anto-nio Hazael Ruiz, director de los reclusorios de la ciudad de México, autorización para reunirme con la señora. La había observado durante su presentación en la tele el día de su captura y había escuchado a un locutor que aludía a su sonrisa, sonrisa cínica, según dijo. Periodismo gratui-to, pensé. Más tarde, El Universal había anunciado en su prime-ra plana una entrevista espectacular, a cuatro columnas la fotografía de Sandra Ávila. El diario desplegaba la exclusi-va con alarde, momento en que di por perdido el proyecto que ya me encendía. Sin embargo, el periódico engañaba a los lectores. Resul-taba evidente que la entrevista no había tenido lugar y el tex-to, dividido en tres partes sucesivas, con titulares en primera plana, se ocupaba del personaje a distancia, de oídas. No retuve algún dato interesante, una descripción viva, algún diálogo que valiera la pena.
u u u
En la sala de juntas del reclusorio, aguardaba junto con la directora y algunas otras personas la presencia de la mujer tan famosa, de antemano convencido de su espectaculari-dad. Mientras hablábamos sin conversar y bebíamos café para distraernos, la directora fue informada: –Me dicen que se está acicalando, que no tarda. Vestida con el obsesivo color de las internas en proce-so, café claro, se adentró en el salón, pausada, los pasos cor-tos. Tomó la iniciativa y nos saludó de mano, uno a uno. La miré a los ojos oscuros, brillantes, suave la avellana de su rostro. Me miró a la vez, directa, sus ojos en los míos. Con el tiempo llegamos a bromear:
–El que pestañee, pierde. El cabello, carbón por el artificio de la tintura, descendía libremente hasta media espalda y los labios subrayaban su diferencia natural: delgado el superior, sensual el de abajo. Observada de perfil, la cara se mantenía fiel a sí misma. De frente y a costa de la armonía del conjunto, un cirujano plás-tico había operado la nariz y errado levemente en la punta, hacia arriba. De estatura media, apenas morena, sus grandes pechos sugerían un cuerpo impetuoso. Desde su cintura, las líneas de Sandra Ávila correspondían a la imagen de una mujer en plenitud. La señora calzaba sandalias, de rojo absoluto las uñas de los pies. Fue incierta la primera entrevista. El tema que nos reunía era el narcotráfico, pero la palabra no llegaba a la sala de juntas. Yo no quería precipitarme y mencionar antes de tiempo la soga en casa del ahorcado, pero temía un silencio embarazoso que enfriara un ambiente que deseaba calentar. Hablé de los crímenes cruentos y los incruentos, los asesi-nos sañudos, la sangre eternamente limpia de las personas queridas. Hablé también de la impunidad, las insólitas for-tunas personales y la corrupción de empresas descomunales que privan a la sociedad de escuelas, hospitales, caminos, seguridad. Sandra Ávila, su figura dominante más allá de las pala-bras, dijo:
–En México hay mucha violencia y no creo que el gobierno pueda acabar con ella. La violencia está en el pro-pio gobierno.
La opresión de la cárcel, sin escapatoria el tema circular que impone, me llevó a preguntar a Sandra Ávila si había leído Cárceles, un libro que escribí en 1988. El tema venía a cuento.
–No. De usted apenas me estoy enterando.
u u u
El peral sabe de las peras que maduran en sus ramas y San-dra Ávila sabe de los perales del narcotráfico. Pertenece a ese mundo y participa del mundo de los judiciales, los mili-tares, los políticos. Unos y otros, los hombres del orden y los de la delincuencia, viven vidas que se cruzan y han ter-minado por formar una única vida desgarrada. Se saludan, conversan, concurren a las mismas reuniones, se agreden entre sí y terminan matándose, espectáculo a la vista de todos, como en el cine. El encono se da entre fuerzas que no ceden. Los que gobiernan desde el poder cuentan con las cárceles de máxi-ma seguridad, la amenaza permanente de la extradición, la institución del Ministerio Público, el monopolio de la repre-sión. Los narcotraficantes poseen el dinero. Más, siempre más, hace posible que de un día para otro dejen el anonima-to, la vida gris rata sin señoras que todos miren. Los bienes de la tierra son para su ego y también para regalos gran-des, mansiones, carros y más carros, joyas y más joyas. Ahí está Osiel Cárdenas Guillén, ejemplo sobresaliente. El 10 de mayo enviaba a Matamoros, su ciudad natal, montañas de obsequios para las madres: refrigeradores, televisores, estufas, planchas, vestidos, abrigos y hasta Mercedes y BMW para las ganadoras de rifas excitantes, como los duelos del amor pro-pio. En Navidad, las toneladas de juguetes eran para los niños. Osiel hizo su fortuna en pocos años. Nació pobre el 18 de mayo de 1967 y ya muchacho se desempeñó como ayu-dante de mecánico, mesero y empleado de una maquilado-ra. A los 30 años fue el hombre más buscado por la Agencia Antinarcóticos (DEA, por sus siglas en inglés) y cuatro años después viajó encadenado a Estados Unidos sin un dólar y con fama de hombre sanguinario. Dice Sandra Ávila que fue un líder y lo sigue siendo, el único que, aun preso, conserva el poder intacto entre los suyos. Rafael Caro Quintero es otro ejemplo de riqueza y popularidad, promiscuo para el amor, dotado como un semental. Cerca de la gente, lo mismo en los bailes que en el cementerio, romántico, enamorado, se quitaba lo que lle-vaba puesto para dárselo a quien se lo pidiera. Cuenta la Reina del Pacífico:
–Yo lo admiraba por ayudar a su gente, era noble y espléndido con los suyos. Líder también, protector de su familia.

Leer mas AQUI.
Sociedad narca

Sandra Ávila Beltrán

MEXICO, D.F., 27 de agosto (apro).- La “sociedad narca” es un término que pocas veces se ha escuchado pero con mucho tino define una situación y una condición que se vive en todo el país: la integración del poder del narcotráfico como forma de vida en la sociedad y, aún más, como parte del Estado y del sector político.En su último libro, La Reina del Pacífico, el periodista Julio Scherer García descubre este término en su larga entrevista con Sandra Ávila Beltrán, bautizada así por el gobierno de Felipe Calderón en un intento por justificar su lucha contra el narcotráfico pretendiendo vestir a esta mujer, nacida en Tijuana, como “el enlace más peligroso” que hay entre los cárteles de México y Colombia, algo que, en realidad, está muy lejos de ser cierto.A lo largo del libro, el lector puede ir descubriendo el significado profundo de este término que retrata muy bien el enorme poder que el narcotráfico ha alcanzado entre la sociedad civil y política en nuestro país.“En la sociedad narca la riqueza como que brota –describe Sandra Ávila-- un día eres pobre y al siguiente millonario. Pero cómo se hace el dinero sólo lo saben los que lo hacen. Tú no los escuchas a propósito ni averiguas qué tan serias podrían ser las relaciones entre ellos. Pero si adviertes que de pronto lucen brillantes y piedras preciosas, mujeres de alto vuelo, que compran residencias que habitan y abandonan casi al mismo día, que se hacen dueños de edificios u hospitales, como en Guadalajara, o un hotel, como en Mazatlán, lleno de flores. Yo no sé cómo se arreglan con las autoridades, pero se arreglan. Un día cambian de estilo y se vuelven echadores. Te enteras de reuniones discretas, cerca del misterio, pero no más. Vas sabiendo sin saber que vas sabiendo. Y un día sabes. ¿Cómo es eso? No sé. Pero sé que es así”.Añade: “La sociedad narca es dura, cruel y en su propio espacio es una sociedad en sí misma. No hay código que valga la pena en la disputa por el poder. Tampoco hay leyes que resuelvan las disputas y no se ve autoridad que pudiera imponerse al caos que va y viene, siempre presente y haciéndose sentir”.En tanto, Scherer señala: “Escuchando a la señora me he ido haciendo una idea acerca de la sociedad narca: es expansiva y su dinero está por todos lados”.Visto así, la “sociedad narca” es aquella que está impregnada por el poder de los carteles de la droga, por el dinero de los barones de los estupefacientes, que se hacen presentes en todos los sectores y en todos los niveles de gobierno, sin que nadie los detenga. La “sociedad narca” está formada por las familias de los capos de la doga, pero también por sus amigos, por los políticos con los que se asocian, por los gobernantes que los protege o que, incluso, se dedican al mismo negocio; por los militares que los solapan detrás de las montañas de dinero que son capaces de amasar en poco tiempo; por los banqueros que cierran los ojos para no ver la entrada de millones de dólares a sus sistemas financieros; por los ediles que compran desde que son candidatos; por algunos periodistas que se emplean como voceros; por algunos empresarios a los que sólo les importan sus negocios, y por los policías y jueces que juegan a la justicia cuando en realidad sirven para legalizar la impunidad.El narcotráfico se ha hecho cultura en nuestro país. La “sociedad narca” tiene a sus santos --Malverde y la Santa Muerte--, su propia música, sus ídolos y héroes y su moneda establecida por el precio del kilo de estupefaciente. Tiene su territorio y sus propias reglas de autogobierno. Tiene a su ejército –Los Zetas--, y a sus propias autoridades. En fin, en medio del Estado mexicano se ha erigido en un pequeño y poderoso estado que controla muchos de los hilos del poder a nivel nacional.La falta de entendimiento de los alcances del problema por parte del gobierno de Felipe Calderón es lo que lo ha hecho caer derrotado ante el enorme poder del narco y hacer notar el error cometido de utilizar la fuerza militar cuando la propia Constitución lo impide. Ya lo hemos dicho: para empezar una verdadera lucha contra este metapoder es necesario tomar acciones que les duela, no deteniendo algunos cabecillas que luego escapan como fue el “Chapo”, sino decomisando el dinero que ganan y que lo meten a lavar en el sistema financiero y bancario.Al mismo tiempo, actuando contra los policías y sus jefes que se emplean a los diferentes narcos, a los gobernadores y presidentes municipales que se hacen socios, a los policías y jueces cómplices, a los militares que juegan doble juego.Calderón se engaña a si mismo, no a la sociedad, cuando dice que “ahora si” va con todo para acabar con el crimen organizado –narco, secuestradores, etcétera-- pues al hacerlo a través de los mismos mecanismos policiacos, legales y militares, está repitiendo el mismo error de antes.Sólo con la caída de un gobernador o presidente municipal, que los hay, involucrados en el crimen organizado, sólo con la detención de algunos militares o banqueros que solapan, o con la caída de un alto funcionario al servicio de los jefes del narcotráfico, es como la sociedad podrá ver que el combate va en serio.Mientras tanto, si no se actúa de fondo, la “sociedad narca” se seguirá reproduciendo y extendiendo cada vez más y con ella su poder será imbatible para cualquier gobierno. Este es el verdadero interés de la sociedad, no la reforma de Pemex. Así lo veremos con claridad el próximo fin de semana cuando se realicen las dos marchas programadas precisamente bajo estos dos temas.