miércoles, noviembre 26, 2008

Conversations With Chavez and Castro


Soon to be Vice President-elect Joe Biden was rallying the troops: "We can no longer be energy dependent on Saudi Arabia or a Venezuelan dictator." Well, I know what Saudi Arabia is. But having been to Venezuela in 2006, touring slums, mixing with the wealthy opposition and spending days and hours at its president's side, I wondered, without wondering, to whom Senator Biden was referring. Hugo Chávez Frías is the democratically elected president of Venezuela (and by democratically elected I mean that he has repeatedly stood before the voters in internationally sanctioned elections and won large majorities, in a system that, despite flaws and irregularities, has allowed his opponents to defeat him and win office, both in a countrywide referendum last year and in regional elections in November). And Biden's words were the kind of rhetoric that had recently led us into a life-losing and monetarily costly war, which, while toppling a shmuck in Iraq, had also toppled the most dynamic principles upon which the United States was founded, enhanced recruitment for Al Qaeda and deconstructed the US military.

By now, October 2008, I had digested my earlier visits to Venezuela and Cuba and time spent with Chávez and Fidel Castro. I had grown increasingly intolerant of the propaganda. Though Chávez himself has a penchant for rhetoric, never has it been a cause for war. In hopes of demythologizing this "dictator," I decided to pay him another visit. By this time I had come to say to friends in private, "It's true, Chávez may not be a good man. But he may well be a great one."

Among those to whom I said this were historian Douglas Brinkley and Vanity Fair columnist Christopher Hitchens. These two were perfect complements. Brinkley is a notably steady thinker whose historian's code of ethics assures adherence to supremely reasoned evidence. Hitchens, a wily wordsmith, ever too unpredictable for predisposition, is a wild card by any measure who in a talk-show throwaway once referred to Chávez as an "oil-rich clown." Though I believe Hitchens to be as principled as he is brilliant, he can be combative to the point of bullying, as he once was in severe comments made about saintly antiwar activist Cindy Sheehan. Brinkley and Hitchens would balance any perceived bias in my writing. Also, these are a couple of guys I have a lot of fun with and affection for.

So I called Fernando Sulichin, an old friend and well-connected independent film producer from Argentina, and asked that he get them vetted and approved to interview Chávez. In addition, we wanted to fly from Venezuela to Havana, and I asked that Fernando request on our behalf interviews with the Castro brothers, most urgently Raúl, who had taken over the reins of power from an ailing Fidel in February--and who had never given a foreign interview. I had traveled to Cuba in 2005, when I had the good fortune of meeting Fidel, and was eager for an interview with the new president. The phone rang at 2 o'clock the following afternoon. "Mi hermano," Fernando said. "It is done."

Our flight from Houston to Caracas was delayed due to mechanical problems. It was 1 o'clock in the morning, and as we waited, Hitchens paced. "Very rarely does only one thing go wrong," he said. He must have liked the way it sounded, because he said it again. He was God's pessimist. I said, "Hitch, it's gonna be fine. They'll get us another plane, and we'll be there on time." But God's pessimist is actually God's atheistic pessimist. And I would later be reminded of the clarity in his atheism. Something else would indeed go wrong. Well, right and wrong, as you'll find out. Within two hours, we were taking off.

When we landed at Caracas airport, Fernando was there to greet us. He guided us to a private terminal, where we waited for the arrival of President Chávez, who would take us on a stumping tour for gubernatorial candidates on the beautiful Isla Margarita.

We spent the next two days in Chávez's constant company, with many hours of private meetings among the four of us. In the private quarters of the president's plane, I find that on the subject of baseball Chávez's command of English soars. When Douglas asks if the Monroe Doctrine should be abolished, Chávez, wanting to choose his words carefully, reverts to Spanish to detail the nuances of his position against this doctrine, which has justified US intervention in Latin America for almost two centuries. "The Monroe Doctrine has to be broken," he says. "We've been stuck with it for over 200 years. It always gets back to the old confrontation of Monroe versus Bolívar. Jefferson used to say that America should swallow, one by one, the republics of the south. The country where you were born was based on an imperialistic attitude."

Venezuelan intelligence tells him that the Pentagon has plans for invading his country. "I know they are thinking about invading Venezuela," Chávez says. It seems he sees killing the Monroe Doctrine as a yardstick for his destiny. "Nobody again can come here and export our natural resources." Is he concerned about the US reaction to his bold statements about the Monroe Doctrine? He quotes Uruguayan freedom fighter José Gervasio Artigas: "With the truth, I don't offend or fear."

Hitchens sits quietly, taking notes throughout the conversation. Chávez recognizes a flicker of skepticism in his eye. "CREES-to-fer, ask me a question. Ask me the hardest question." They share a smile. Hitchens asks, "What's the difference between you and Fidel?" Chávez says, "Fidel is a communist. I am not. I am a social democrat. Fidel is a Marxist-Leninist. I am not. Fidel is an atheist. I am not. One day we discussed God and Christ. I told Castro, I am a Christian. I believe in the Social Gospels of Christ. He doesn't. Just doesn't. More than once, Castro told me that Venezuela is not Cuba, and we are not in the 1960s.

"You see," Chávez says, "Venezuela must have democratic socialism. Castro has been a teacher for me. A master. Not on ideology but on strategy." Perhaps ironically, John F. Kennedy is Chávez's favorite US president. "I was a boy," he says. "Kennedy was the driving force of reform in America." Surprised by Chávez's affinity for Kennedy, Hitch chimes in, referring to Kennedy's counter-Cuba economic plan for Latin America: "The Alliance for Progress was a good thing?" "Yes," says Chávez. "The Alliance for Progress was a political proposal to improve conditions. It was aimed at lowering the social difference between cultures."

Conversation among the four of us continues on buses, at rallies and at dedications throughout Isla Margarita. Chávez is tireless. He addresses every new group for hours on end under a blistering sun. At most he'll sleep four hours at night, spending the first hour of his morning reading news of the world. And once he's on his feet, he's unstoppable despite heat, humidity and the two layers of revolutionary red shirts he wears.

I had three primary motivations for this trip: to include the voices of Brinkley and Hitchens, to deepen my understanding of Chávez and Venezuela and excite my writing hand, and to enlist Chávez's support in encouraging the Castro brothers to meet with the three of us in Havana. While my understanding through Fernando was that this third piece of the puzzle had been approved and confirmed, somewhere in the cultural, language and telephonic exchanges there had been a misunderstanding. Meanwhile, CBS News was expecting a report from Brinkley, Vanity Fair was expecting one from Hitchens and I was writing on behalf of The Nation.
On our third day in Venezuela, we thanked President Chávez for his time, the four of us standing among security personnel and press at the Santiago Marino Airport on Isla Margarita. Brinkley had a final question, and so did I. "Mr. President," he said, "if Barack Obama is elected president of the United States, would you accept an invitation to fly to Washington and meet with him?" Chávez immediately answered, "Yes."

When it was my turn, I said, "Mr. President, it is very important for us to meet with the Castros. It is impossible to tell the story of Venezuela without including Cuba--and impossible to tell the story of Cuba without the Castros." Chávez promised us that he would call President Castro the moment he got on his plane and ask on our behalf but warned us that it was unlikely big brother Fidel would be able to respond so quickly, as he was doing a lot of writing and reflecting these days, not seeing a lot of people. He could make no promises about Raúl either. Chávez boarded his plane, and we watched him fly away.

The next morning we took off for Havana. Full disclosure: we were loaned an airplane through the Venezuelan Ministry of Energy and Petroleum. If someone wants to refer to that as a payoff, be my guest. But when you read the next report from a journalist flying on Air Force One, or hopping on board a US military transport plane, be so kind as to dismiss that article as well. We appreciated the ride in all its luxury, but our reporting remains uninfluenced.
For me the personal stakes were pretty high. Getting on the plane to Havana shy of that guarantee of access to Raúl Castro was making me anxious. Christopher had pulled out of a few important speaking engagements at the last minute to make the trip. It was not his practice to leave others holding the bag. So for him, it was buy or bust, and he was becoming agitated. Douglas, a professor of history at Rice University, would have to return imminently for lecture obligations. Fernando was feeling the weight of our expectation that he'd be our battering ram. And me, well, I was depending on the call to Castro from Chávez, both to get the interview and to save my ass with my companions.

We landed in Havana around noon and were met on the tarmac by Omar Gonzalez Jimenez, president of the Cuban Film Institute, and Luis Alberto Notario, head of the institute's international co-production wing. I'd spent time with both of them on my earlier trip to Cuba. We started catching up on personal matters on the walk to the customs office, until Hitch stepped forward and unabashedly demanded of Omar, "Sir, we must see the president!" "Yes," Omar said. "We are aware of the request, and word has been passed to the president. We are still awaiting his response."

For the rest of that day and into the following afternoon, we tortured our hosts with the incessant drumbeat: Raúl, Raúl, Raúl. I assumed if Fidel was up to it and could make the time, he would call. And if not, I remained appreciative of our prior meeting and said as much in a note I passed to him through Omar. Raúl I only knew about through what I'd read, and I hadn't a clue as to whether or not he'd see us.

Cubans are a particularly warm and hospitable people. As our hosts took us around the city, I noticed that the number of American 1950s cars had diminished even in the few years since my last trip, giving way to smaller Russian designs. On a sweep by the invasive-looking US Interests Section on the Malecón, where waves breaking against the sea wall shower passing cars, I noticed something almost indescribable about the atmosphere in Cuba. It is the palpable presence of architectural and living human history on a small plot of land surrounded by water. Even the visitor feels the spirit of a culture that proclaims, in various ways, "This is our special place."

We snaked through Old Havana, and in a glass-encased display outside the Museum of the Revolution we saw the Granma, the boat used to transport Cuban revolutionaries from Mexico in 1956. We moved on to the Palace of Fine Arts, with its collection of passionate and political pieces from a cross section of Cuba's deep talent pool. We then toured the Higher Institute of Arts and later went to dinner with National Assembly President Ricardo Alarcón and Roberto Fabelo, a painter they had invited after I'd expressed appreciation of his work at the art museum that afternoon. By midnight there had still been no word from Raúl Castro. After that we were taken to the protocol house, where we would lay our heads till dawn.

By noon of the following day, the clock was ticking loudly in our ears. We had sixteen hours left in Havana before we would have to head to the airport to catch our flights back home. We were sitting around a table at La Castellana, an upscale Old Havana eatery, with a large group of artists and musicians who, led by the famed Cuban painter Kcho, had established Brigada Martha Machado, an organization of volunteers aiding victims of Hurricanes Ike and Gustav on the Isle of Youth. The brigade has the full support of government dollars, airplanes and staff that would be the envy of our Gulf Coast volunteers after Hurricane Katrina. Also joining us for lunch was Antonio Castro Soto del Valle, a handsome young man of humble character who is the 39-year-old son of Fidel Castro. Antonio is a doctor and chief medic for the Cuban national baseball team. I had a brief but pleasant chat with him and re-emphasized our Raúl agenda.
The clock was no longer ticking. It was pounding. Omar told me we would be hearing the decision of the president quite soon. Fingers crossed, Douglas, Hitch, Fernando and I went back to the protocol house to get our bags packed in advance. By 6 pm, we were on a ten-hour countdown. I was sitting downstairs in the living room, reading in the hazy late-afternoon light. Hitch and Douglas were in their upstairs quarters, I assumed napping to offset anxiety. And on the couch beside me was Fernando, snoring away.

Then Luis appeared at our open front door. I glanced over the top of my glasses as he gave me a very direct nod. Without words, I pointed questioningly up the stairs to where my companions lay. But Luis shook his head apologetically. "Only you," he said. The president had made his decision.

I could hear Hitch's words of doubt echo in my head, "Very rarely does only one thing go wrong." Was he talking about me? Et mi, Brute? Nonetheless, I grabbed at my back pocket to make sure I had my pad of Venezuela notes, checked for my pen, pocketed my specs and headed out with Luis. Just before I shut the door of the waiting car, I heard Fernando's voice calling after me. "Sean!" We drove away.

Stateside, Cuban President Raúl Castro, the island's former minister of the Armed Forces, has been branded a "cold militarist" and a "puppet" of Fidel. But the once ponytailed young revolutionary of the Sierra Maestra is proving the snakes wrong. Indeed, "Raulism" is on the rise alongside a recent industrial and agricultural economic boom. Fidel's legacy, like that of Chávez, will depend upon the sustainability of a flexible revolution, one that could survive its leader's departure by death or resignation. Fidel has once again been underestimated by the North. In the selection of his brother Raúl, he has put the day-to-day policy-making of his country into formidable hands. In a report by the Council on Hemispheric Affairs, US State Department spokesman John Casey acknowledges that Raulism could lead to "greater openness and freedom for the Cuban people."

Soon enough I'm sitting at a small polished table in a government office with President Castro and a translator. "Fidel called me moments ago," he tells me. "He wants me to call him after we have spoken." There is a humor in Raúl's voice that recalls a lifetime of affectionate tolerance for his big brother's watchful eye. "He wants to know everything we speak about," he says with the chuckle of the wise. "I never liked the idea of giving interviews," he says. "One says many things, but when they are published, they become shortened, condensed. The ideas lose their meaning. I was told you make long movies. Maybe you will make long journalism as well." I promise him I'll write as fast as I can, and print as much as I write. He tells me he's informally promised his first interview as president elsewhere, and not wanting to multiply what could be construed as an insult, he singled me out from my companions.

Castro and I share a cup of tea. "Forty-six years ago today, at exactly this time of day, we mobilized troops, Alameda in the West, Fidel in Havana, me in Areda. It had been announced at noon in Washington that President Kennedy would give a speech. This was during the missile crisis. We anticipated that the speech would be a declaration of war. After his humiliation at the Bay of Pigs, the pressure of the missiles [which Castro claims were strictly defensive] would represent a great defeat to Kennedy. Kennedy would not stand with that defeat. Today we study US candidates very carefully, focusing on McCain and Obama. We look at all the old speeches. Particularly those made in Florida, where opposing Cuba has become a for-profit business for many. In Cuba we have one party, but in the US there is very little difference. Both parties are an expression of the ruling class." He says today's Miami Cuban lobby members are descendants of Batista-era wealth, or international landowners "who'd only paid pennies for their land" while Cuba had been under absolute US rule for sixty years.

"The 1959 land reform was the Rubicon of our revolution. A death sentence for our US relations." Castro seems to be sizing me up as he takes another sip of his tea. "At that moment, there was no discussion about socialism, or Cuba dealing with Russia. But the die was cast."
After the Eisenhower administration bombed two vessel-loads of guns headed for Cuba, Fidel reached out to old allies. Raúl says, "We asked Italy. No! We asked Czechoslovakia. No! Nobody would give us weapons to defend ourselves because Eisenhower had put pressure on them. So by the time we got weapons from Russia, we had no time to learn how to use them before the US attacked at the Bay of Pigs!" He laughs and excuses himself to an adjacent restroom, briefly disappearing behind a wall, only to immediately pop back into the room, joking, "At 77, this is the fault of the tea."

Joking aside, Castro moves with the agility of a young man. He exercises every day, his eyes are bright and his voice is strong. He picks up where he left off. "You know, Sean, there was a famous picture of Fidel from the Bay of Pigs invasion. He is standing in front of a Russian tank. We did not yet know even how to put those tanks in reverse. So," he jokes, "retreat was no option!" So much for the "cold militarist." Raúl Castro was warm, open, energetic and sharp of wit.

I return to the subject of US elections by repeating the question Brinkley had asked Chávez: Would Castro accept an invitation to Washington to meet with a President Obama, assuming he won in the polling, only a few weeks away? Castro becomes reflective. "This is an interesting question," he says, followed by a rather long, awkward silence. Until: "The US has the most complicated election process in the world. There are practiced election stealers in the Cuban-American lobby in Florida..." I chime in, "I think that lobby is fracturing." And then, with the certainty of a die-hard optimist, I say, "Obama will be our next president." Castro smiles, seemingly at my naïveté, but the smile disappears as he says, "If he is not murdered before November 4, he'll be your next president." I note that he had still not answered my question about meeting in Washington. "You know," he says, "I have read the statements Obama has made, that he would preserve the blockade." I interject, "His term was embargo." "Yes," Castro says, "blockade is an act of war, so Americans prefer the term embargo, a word that is used in legal proceedings...but in either case, we know that this is pre-election talk, and that he has also said he is open to discussion with anyone."

Raúl interrupts himself: "You are probably thinking, Oh, the brother talks as much as Fidel!" We laugh. "It is not usually so, but you know, Fidel--once he had a delegation here, in this room, from China. Several diplomats and a young translator. I think it was the translator's first time with a head of state. They'd all had a very long flight and were jet-lagged. Fidel, of course, knew this, but still he talked for hours. Soon, one near the end of the table, just there [pointing to a nearby chair], his eyes begin to get heavy. Then another, then another. But Fidel, he continued to talk. Soon all, including the highest-ranking of them, to whom Fidel had been directly addressing his words, fell sound asleep in their chairs. So Fidel, he turns his eyes to the only one awake, the young translator, and kept him in conversation till dawn." By this time in the story, both Raúl and I were in stitches. I'd only had the one meeting with Fidel, whose astonishing mind and passion bleed words. But it was enough to get the picture. Only our translator was not laughing, as Castro returned to the point.

"In my first statement after Fidel fell ill, I said we are willing to discuss our relationship with the US on equal footing. Later, in 2006, I said it again in an address at the Revolutionary Square. I was laughed at by the US media--that I was applying cosmetics over dictatorship." I offer him another opportunity to speak to the American people. He answers, "The American people are among our closest neighbors. We should respect each other. We have never held anything against the American people. Good relations would be mutually advantageous. Perhaps we cannot solve all of our problems, but we can solve a good many of them."
He paused now, slowly considering a thought. "I'll tell you something, and I've never said it publicly before. It had been leaked, at some point, by someone in the US State Department, but was quickly hushed up because of concern about the Florida electorate, though now, as I tell you this, the Pentagon will think me indiscreet."

I wait with bated breath. "We've had permanent contact with the US military, by secret agreement, since 1994," Castro tells me. "It is based on the premise that we would discuss issues only related to Guantánamo. On February 17, 1993, following a request by the United States to discuss issues related to buoy locators for ship navigations into the bay, was the first contact in the history of the revolution. Between March 4 and July 1, the Rafters Crisis took place. A military-to-military hot line was established, and on May 9, 1995, we agreed to monthly meetings with primaries from both governments. To this day, there have been 157 meetings, and there is a taped record of every meeting. The meetings are conducted on the third Friday of every month. We alternate locations between the American base at Guantánamo and in Cuban-held territory. We conduct joint emergency-response exercises. For example, we set a fire, and American helicopters bring water from the bay, in concert with Cuban helicopters. [Before this] the American base at Guantánamo had created chaos. We had lost border guards, and have graphic evidence of it. The US had encouraged illegal and dangerous emigration, with US Coast Guard ships intercepting Cubans who tried to leave the island. They would bring them to Guantánamo, and a minimal cooperation began. But we would no longer play guard to our coast. If someone wanted to leave, we said, Go ahead. And so, with the navigation issues came the beginning of this collaboration. Now at the Friday meetings there is always a representative of the US State Department." No name given. He continues, "The State Department tends to be less reasonable than the Pentagon. But no one raises their voice because...I don't take part. Because I talk loud. It is the only place in the world where these two militaries meet in peace."

"What about Guantánamo?" I ask. "I'll tell you the truth," Castro says. "The base is our hostage. As a president, I say the US should go. As a military man, I say let them stay." Inside, I'm wondering, Have I got a big story to break here? Or is this of little relevance? It should be no surprise that enemies speak behind the scenes. What is a surprise is that he's talking to me about it. And with that, I circle back to the question of a meeting with Obama. "Should a meeting take place between you and our next president, what would be Cuba's first priority?" Without a beat, Castro answers, "Normalize trade." The indecency of the US embargo on Cuba has never been more evident than now, in the wake of three devastating hurricanes. The Cuban people's needs have never been more desperate. The embargo is simply inhumane and entirely unproductive. Raúl continues, "The only reason for the blockade is to hurt us. Nothing can deter the revolution. Let Cubans come to visit with their families. Let Americans come to Cuba." It seems he's saying, Let them come see this terrible Communist dictatorship they keep hearing about in the press, where even representatives of the State Department and prominent dissidents acknowledge that in a free and open election in Cuba today, the ruling Communist Party would win 80 percent of the electorate. I list several US conservatives who have been critical of the embargo, from the late economist Milton Friedman, to Colin Powell, to even Texas Republican Senator Kay Bailey Hutchison, who said, "I have believed for a while that we should be looking for a new strategy for Cuba. And that is, opening more trade, especially food trade, especially if we can give the people more contact with the outside world. If we can build up the economy, that might make the people more able to fight the dictatorship." Castro, ignoring the slight, responds boldly, "We welcome the challenge."

By now, we have moved on from the tea to red wine and dinner. "Let me tell you something," he says. "We have newly advanced research that strongly suggests deepwater offshore oil reserves, which US companies can come and drill. We can negotiate. The US is protected by the same Cuban trade laws as anyone else. Perhaps there can be some reciprocity. There are 110,000 square kilometers of sea in the divided area. God would be unfair not to give some oil to us. I don't believe he would deprive us this way." Indeed, the US Geological Survey speculates something in the area of 9 billion barrels of oil and 21 trillion cubic feet of natural gas reserves in the North Cuba Basin. Now that he's improved recently rocky relations with Mexico, Castro is looking at also improving prospects with the European Union. "EU relations should improve with Bush's exit," he states confidently. "And the US?" I ask. "Listen," he says, "we are as patient as the Chinese. Seventy percent of our population was born under the blockade. I am the longest-standing minister of Armed Forces in history. Forty-eight and a half years until last October. That's why I'm in this uniform and continue to work from my old office. In Fidel's office, nothing has been touched. At the Warsaw Pact military exercises, I was the youngest, and the one who had been there the longest. Then, I was the oldest, and still the one who had been there the longest. Iraq is a child's game compared with what would happen if the US invaded Cuba." After another sip of wine, Castro says, "Preventing a war is tantamount to winning a war. This is in our doctrine."

With our dinner finished, I walk with the president through the sliding glass doors onto a greenhouse-like terrace with tropical plants and birds. As we sip more wine, he says, "There is an American movie--the elite are sitting around a table, trying to decide who will be their next president. They look outside the window, where they see the gardener. Do you know the movie I'm talking about?" "Being There," I say. "Yes!" Castro responds excitedly, "Being There. I like this movie very much. With the United States, every objective possibility exists. The Chinese say: 'On the longest path, you start with the first step.' The US president should take this step on his own, but with no threat to our sovereignty. That is not negotiable. We can make demands without telling each other what to do within our borders."

"Mr. President," I say, "watching the last presidential debate in the United States, we heard John McCain encouraging the free-trade agreement with Colombia, a country where death squads are notorious and assassinations of labor leaders have been occurring, and yet relations with the United States continue to get closer, as the Bush administration is currently attempting to push that agreement through Congress. As you know, I've just come from Venezuela, which, like Cuba, the Bush administration considers an enemy nation, though of course we buy a lot of oil from them. It occurred to me that Colombia may reasonably become our geographically strategic partner in South America, as Israel is in the Middle East. Would you comment on that?"

He considers the question with caution, speaking in a slow and metered tone. "Right now," he says, "we have good relations with Colombia. But I will say that if there is a country in South America where an environment exists that is vulnerable to that...it is Colombia." Thinking of Chávez's suspicion of US intentions to intervene in Venezuela, I take a deep breath.
The hour was getting late, but I didn't want to leave without asking Castro about allegations of human rights violations and alleged narco-trafficking facilitated by the Cuban government. A 2007 report by Human Rights Watch states that Cuba "remains the one country in Latin America that represses nearly all forms of political dissent." Furthermore, there are about 200 political prisoners in Cuba today, approximately 4 percent of whom are convicted of crimes of nonviolent dissent. As I await Castro's comments, I can't help but think of the nearby US prison at Guantánamo and the horrendous US offenses against human rights there.
"No country is 100 percent free of human rights abuses," Castro tells me. But, he insists, "reports in the US media are highly exaggerated and hypocritical." Indeed, even high-profile Cuban dissidents, such as Eloy Gutiérrez Menoyo, acknowledge the manipulations, accusing the US Interests Section of gaining dissident testimony through cash payoffs. Ironically, in 1992 and '94, Human Rights Watch also described lawlessness and intimidation by anti-Castro groups in Miami as what author/journalist Reese Erlich termed "violations normally associated with Latin American dictatorships."

Having said that, I'm a proud American and infinitely aware that if I were a Cuban citizen and were to write an article such as this about the Cuban leadership, I could be jailed. Furthermore, I'm proud that the system set up by our founding fathers, while not exactly intact today, was never dependent on just one great leader per epoch. These things remain in question for the romantic heroes of Cuba and Venezuela. I consider mentioning this, and perhaps should have, but I've got something else on my mind.

"Can we talk about drugs?" I ask Castro. He responds, "The United States is the largest consumer of narcotics in the world. Cuba sits directly between the United States and its suppliers. It is a big problem for us.... With the expansion of tourism, a new market has developed, and we struggle with it. It is also said that we allow narco-traffickers to travel through Cuban airspace. We allow no such thing. I'm sure some of these planes get by us. It is simply due to economic restrictions that we no longer have functioning low-altitude radar."
While this may sound like tall-tale telling, not so, according to Col. Lawrence Wilkerson, a former adviser to Colin Powell. Wilkerson told Reese Erlich in a January interview, "The Cubans are our best partners in the counter-drug and counter-terror war in the Caribbean. Even better than Mexico. The military looked at Cuba as a very cooperative partner."
I want to ask Castro my unanswered question a final time, as our mutual body language suggests we've hit the witching hour. It is after 1 am, but he initiates. "Now," he says, "you asked if I would accept to meet with [Obama] in Washington. I would have to think about it. I would discuss it with all my comrades in the leadership. Personally, I think it would not be fair that I be the first to visit, because it is always the Latin American presidents who go to the United States first. But it would also be unfair to expect the president of the United States to come to Cuba. We should meet in a neutral place."

He pauses, putting down his empty wine glass. "Perhaps we could meet at Guantánamo. We must meet and begin to solve our problems, and at the end of the meeting, we could give the president a gift...we could send him home with the American flag that waves over Guantánamo Bay."
As we exit his office, we are followed by staff as President Castro takes me down the elevator to the lobby and walks me to my waiting car. I thank him for the generosity of his time. As my driver puts the car in gear, the president taps on the window beside me. I roll it down as the president checks his watch, realizing that seven hours have passed since we began the interview. Smiling, he says, "I will call Fidel now. I can promise you this. When Fidel finds I have spoken to you for seven hours, he will be sure to give you seven and a half when you return to Cuba." We share a laugh and a last handshake.

It had rained earlier in the night. In this early-hour darkness, our tires streaming over the wet pavement on a quiet Havana morning, it strikes me that the most basic questions of sovereignty offer substantial insight into the complexities of US antagonism toward Cuba and Venezuela, as well as those countries' policies. They've only ever had two choices: to be imperfectly ours, or imperfectly their own.

Viva Cuba. Viva Venezuela. Viva USA.

When I got back to the protocol house, it was nearly 2 am. My old friend Fernando, looking much the worse for wear, had waited up. My companions had had quite a night. Poor Fernando had taken the brunt of their frustration. They hadn't known where I'd gone, nor why I had left them behind. And the remaining Cuban officials they'd been able to contact had insisted they stay put, should either of the Castro brothers spontaneously offer an audience. So they had also missed out on a last Cuban night on the town. After filling me in, Fernando went to get a couple hours' sleep. I stayed up reviewing my notes and was first at the breakfast table, at 4:45 am. When Douglas and Hitch ambled down the stairs, I put the edge of the tablecloth over my head in mock shame. I guess, under the circumstances, it was a bit early (in more than just the hour) to be testing their humor. The joke didn't play. While Fernando took a separate flight to Buenos Aires, we had a quiet breakfast and a quiet flight back to home sweet home.
When we arrived in Houston, I realized I'd underestimated the thick skin of these two road-worn professionals. Whatever ice I'd perceived earlier had melted. We said our goodbyes, celebrating what had been a thrilling several days. Neither had been so catty as to inquire into the content of my interview, but Christopher headed to his eastbound connection with a parting word, "Well...I guess we'll read about it."

¡Sí, Se Puede!

I sat on the edge of my bed with my wife, son and daughter, tears streaming down my face, as Barack Obama spoke for the first time as the president-elect of the United States of America. I closed my eyes and started to see a film in my head. I could hear the music too, appropriately the Dixie Chicks covering a Fleetwood Mac song over slow-motion images in montage. There they were: Bush, Hannity, Cheney, McCain, Limbaugh and Robertson. I saw them all. And the song was rising as the image of Sarah Palin took over the screen. Natalie Maines sweetly sang,

And I saw my reflection in the snow-covered hills
till the landslide brought me down.
Landslide brought me down...

Los cien días.....

A Felipe Calderón le sigue sucediendo que le griten “espurio” cada vez que se presenta en público.

MÉXICO, D.F., 26 de noviembre (apro).- El ulular de las patrullas y ambulancias en Tijuana no paran día y noche. Pero en medio de la tragedia, un señor ya encontró la forma de sobrevivir y se ha montado en la ola de violencia: vende moños negros en los lugares donde hay muertos producto de la batalla entre los grupos del crimen organizado.Este personaje se dedica a escuchar la radio y donde hay enfrentamientos, ejecuciones o asaltos, se presenta de inmediato y comienza a vender sus moños negros. "Hay que vivir de algo", dice cuando alguien le cuestiona su negocio mortal.A pesar de las críticas, el negocio de este personaje va prosperando todos los días, pues no para de ir de un lado a otro de la ciudad; sus moños se agotan. Pero mientras a este comerciante le va bien, a la ciudad fronteriza le va muy mal: cada día se le ve más desierta por el miedo. Los bares, cafeterías, restaurantes, antros... están vacíos; muchos autos dejan de circular apenas se oculta el sol porque los asaltos están a la orden del día. Aunque el Ejército patrulla las calles desde hace unos días, la violencia no para y por eso es difícil ver vehículos circulando en algunas zonas donde, de plano, nadie se atreve a salir.Hace 100 días, el gobierno Felipe Calderón y los gobernadores firmaron el compromiso para disminuir la inseguridad en todo el país. Ese día, en el Palacio Nacional, el empresario Alejandro Martí, padre de Fernando, quien fue asesinado días después de haber sido secuestrado, reclamó con una sola frase la incapacidad de las autoridades: "Si no pueden, renuncien". Y desde entonces las cosas no han mejorado, han empeorado en todo el territorio nacional.El gobierno calderonista ha basado su plan contra el crimen organizado dando prioridad al despliegue de más de 36 mil militares en las regiones más azotadas por la violencia en el país, incluidos más de 2 mil 500 en Ciudad Juárez, donde se reporta un promedio de cuatro ejecutados diarios y en Tijuana, donde los números de asesinatos son similares.La estrategia ha fracasado, pues la escalada de violencia en México por causa de los secuestros y crímenes del narcotráfico se ha incrementado. En lo que va del año se llevan contabilizadas más de 3 mil ejecuciones, mientras que 2007 cerró con 2 mil 673 asesinatos atribuidos al crimen organizado. Esa cantidad se superó el pasado 5 de junio. Según cuentas no oficiales, en el país se registra un asesinato cada 85 minutos. En cuanto a los secuestros, a finales de este año se tenían identificados más de 400, pero la estimación es que sólo se denuncia un plagio por cada tres. Es decir, habría más de mil 200.Las cosas no parecen mejorara. Ciudades como Juárez, Reynosa, Tijuana, Culiacán son presa de las bandas de delincuentes y la presencia de los militares no resuelve absolutamente nada. La fronteriza Ciudad Juárez es una de las más afectadas por la violencia, por la guerra entre los cárteles de Juárez y Sinaloa que se disputan el trasiego hacia Estados Unidos y la plaza local, que ha dejado cerca de un millar de muertos, sólo entre enero y agosto. En ese mismo camino está Tijuana, donde por las noches se ven calles vacías, negocios cerrados, y el ulular de las patrullas y ambulancias rompe el sueño de quienes desde hace casi 20 años votaron por el PAN con la ilusión de que la situación mejoraría.

100 días de Calderón: mayor carestía y desempleo


García Sainz critica entrega de seguridad social a la IP

■ Se desmantelan instituciones como IMSS e ISSSTE, denuncia
García Sainz critica entrega de seguridad social a la IP
■ Advierte sobre la caída que sufren fondos de ahorro de los trabajadores
■ Armando Bartra: México “exporta ciudadanos” e importa alimentos

Ciro Pérez Silva

Los tres principales problemas a los que se enfrentan ya los trabajadores mexicanos son el rotundo fracaso de la Ley del ISSSTE; la caída de los fondos de ahorro para el retiro, que en los pasados siete meses ha sido de 71 mil millones de pesos, frente a los 16 millones que han obtenido como ganancia los dueños de las Afore, y los servicios médicos insuficientes, con terribles demoras en la atención, sostuvo Ricardo García Sainz.
A su vez, Armando Bartra, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, afirmó que el esquema de los gobiernos neoliberales de “exportar ciudadanos” a Estados Unidos para que envíen remesas ha fracasado del mismo modo que la teoría neoliberal de comprar alimentos en el exterior en lugar de producirlos en México.
Al participar en el seminario Seguridad Integral, que organiza el consejo consultivo del Frente Amplio Progresista (FAP) en la antigua Escuela de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, los especialistas abordaron los temas de seguridad alimentaria y seguridad del trabajador no asalariado.
En esta última García Sainz condenó que los gobiernos neoliberales abandonaran su responsabilidad de garantizar la seguridad social de los mexicanos y la hayan sustituido con diversos mecanismos de privatización, que atienden casi exclusivamente a los sectores de mayores ingresos, mientras el resto de la población debe acudir a “esa entelequia” que es el Seguro Popular, todo ello resultado de una política deliberada para desmantelar instituciones como el ISSSTE y el IMSS.
Armando Bartra mencionó que resulta difícil imaginar a los países orientales sin el arroz, o a los países europeos sin el trigo, mientras en el caso de México y los países de Mesoamérica la tendencia es desaparecer el cultivo del maíz. Dijo que como producto de políticas neoliberales “socialmente estúpidas y económicamente suicidas” se abandonó al campo y se optó por comprar en el extranjero los bienes de consumo, al grado de que se importa casi 25 por ciento de los alimentos que consumen los mexicanos, además de que al dejarse de producir en las zonas rurales se incrementó sensiblemente la pobreza nacional.
Soberanía alimentaria en crisis
“Desde hace 30 años renunciamos deliberadamente a la soberanía alimentaria en favor de las supuestas ventajas comparativas de comprar los alimentos fuera”, insistió.
Si en algún momento para los gobiernos neoliberales “fue un buen negocio exportar ciudadanos para que nos enviaran remesas, que llegaron a 23 mil millones de dólares anuales, frente a las importaciones de alimentos, que ascendieron a 11 mil millones, lo que daba como resultado una balanza favorable, hoy ese negocio se derrumbó, y además del costo humano de exportar mano de obra para producir alimentos fuera es ahora económicamente ruinoso”.
Por su parte, el también investigador de la UAM Celso Garrido se refirió a la falta de financiamiento para los pobres en México. Puntualizó que si en el mundo existen alrededor de 3 mil millones de personas sin acceso al crédito, vastos sectores de la población nacional tampoco tienen acceso a empréstitos.

Calderón reactiva mezcolanza gobierno-partido; Nava, al PAN

Luis Felipe Bravo Mena será el encargado de la Secretaría Particular en Los Pinos
MÉXICO, D.F., 26 de noviembre (apro).- Igual que Fernando Gómez Mont pasó del PAN al gobierno de Felipe Calderón, para sustituir al difunto Juan Camilo Mouriño en la Secretaría de Gobernación, ahora César Nava dejó la secretaría particular de la Presidencia de la República para convertirse en el coordinador de la estrategia de ese partido para las elecciones del 2009.El nuevo movimiento del gobierno al PAN, que parece reactivar la simbiosis partido-gobierno de la era priista, se produjo después de que, al mediodía, Calderón nombró a Luis Felipe Bravo Mena, expresidente de ese partido, como su nuevo secretario particular, en sustitución de Nava, quien por la tarde fue presentado como el principal estratega para ganar las elecciones del próximo año, siendo él mismo candidato a diputado federal.En conferencia de prensa, el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Germán Martínez, formalizó el nombramiento de Nava, quien coordinará el Comité de Planeación Estratégica para el 2009, en el que participa el expresidente Vicente Fox, y que tiene el propósito de "guanajuatizar" el país. Aunque Martínez aclaró que es prematuro afirmar que Nava será el coordinador del futuro grupo parlamentario, facultad que tiene como presidente del PAN, celebró su incorporación al comité de estrategia de ese partido, porque "es garantía de éxito" en las campañas para diputados federales, pero también en las elecciones locales del próximo año.Aunque Nava no aclaró si buscará ser diputado federal por un distrito o plurinominal, como ya lo fue cuando Calderón coordinó la bancada (del 2000 a 2003) en el gobierno de Fox, trató de ser pudoroso sobre su separación del gobierno: "No sería legítimo buscar el acceso al poder en el poder mismo."Sin embargo, la incorporación de Nava al PAN, en una posición clave, es uno más de los movimientos entre ese partido y el gobierno federal, tras la muerte de Mouriño, el 4 de noviembre, quien fue sustituido por Gómez Mont, miembro del Comité Ejecutivo Nacional.El primer nombramiento de Gómez Mont en la Secretaría de Gobernación fue el de Homero Niño de Rivera como director de Comunicación Social, el mismo cargo que tenía en el PAN con Martínez, y ahora Bravo Mena, expresidente del PAN y embajador ante la Santa Sede, se convierte en el secretario particular de Calderón, en sustitución de Nava, que va al PAN.
La simbiosis PAN-gobierno se evidenció, hace un año, cuando Martínez se separó de la Secretaría de la Función Pública --cargo que ocupó apenas diez meses y se convirtió en el primer cambio en el gabinete de Calderón-- para ser presidente de ese partido, a cuyo mismo cargo supuestamente aspiraba también Nava.La influencia de Calderón en el PAN fue reconocida por Martínez y Nava, en conversaciones por separado con el reportero, quienes dijeron que ese personaje sería el que determinaría quién de los dos funcionarios del gobierno sería el próximo presidente del PAN.
--Era lo que decían los presidentes priistas y que ustedes, en el PAN, tanto criticaron.
--Se equivocó el panismo --sentenció Martínez.Aunque a Martínez le correspondió definir la orden de Calderón de presidir el PAN, Nava brinca del gobierno al PAN para coordinar el Comité de Planeación Estratégica, en el que participan, además de Fox, los coordinadores parlamentarios, Héctor Larios y Gustavo Madero, así como el exgobernador Fernando Canales Clariond, el diputado federal Gerardo Buganza y la exalcaldesa Teresa García.
El objetivo: "Guanajuatizar" el país.

Negligencia de la SIEDO y PFP en plagio de mi hija: Nelson Vargas

MÉXICO D.F., 26 de noviembre (apro).- Luego de una larga y tortuosa espera de 14 meses y 16 días sin noticias sobre el paradero de su hija, el exdirector de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Nelson Vargas, hizo a un lado las formalidades y exigió a las autoridades federales que se pongan a trabajar y "encuentren a Silvia".En conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por su exesposa, Silvia Escalera, el también empresario deportivo dijo que ya había suplicado, llorado e implorado lo suficiente y que ahora exigía, particularmente, a Genaro García Luna y a Eduardo Medina Mora que resolvieran el caso. "Encuentren a mi hija, encuentren a Silvia", rogóA diferencia de las anteriores reuniones con la prensa en las que asumió una actitud discreta, en esta ocasión Nelson Vargas se despojo de las ataduras diplomáticas y hasta denunció de la negligencia y la omisión en que han incurrido las autoridades de la SSP federal y la PGR en el caso del secuestro de su hija.


"A un año dos meses (del secuestro), no hemos obtenido información del teléfono celular desde el cual nos hicieron la primera llamada de negociación. A la fecha, no se tiene nada y posiblemente no la podamos obtener nunca."Cuando encontraron la camioneta, (las autoridades) fueron omisas y no le practicaron ninguna prueba pericial, apostaron a la negociación en lugar de que, de manera paralela, estuvieran investigando."Nos preguntamos si la razón por la que no quieren agarrar a los culpables es porque temen que resulten involucradas autoridades de alto rango de la PFP, SIEDO y AFI, como ha pasado en otros casos de secuestro y de narcotráfico...".En entrevista posterior con W Radio, el exdirigente deportivo le puso nombre y apellido al encargado de las fallidas negociaciones del secuestro de su hija: Benito Roa, exdirector de Secuestros de la PFP y uno de los hombres de mayor confianza de García Luna.Con una foto de su hija de marco, el empresario ofreció en la conferencia de prensa una nueva pista que, según confió él mismo, le fue proporcionada hace poco por una informante que se le acercó.Sin mencionar la identidad de su informante, dijo que la mujer le confió que Oscar Ortiz González, quien trabajó con él como chofer, forma parte de una banda de secuestradores denominada Los Rojos y algo más: que era hermano de Raúl Ortiz González El Flaco ó El Azul. Este último es el presunto secuestrador que se fugo del hospital Xoco el pasado 28 de septiembre, a pesar de tener vigilancia de la PFP.Apoyado en gráficas digitales de ambos personajes, Vargas reveló también que el hermano de su exchofer ya había estado preso, por secuestro, en una cárcel del estado de Guerrero, de donde también, dijo, logró escabullirse.Sobre el caso particular de Oscar, comentó que se encuentra bajo arraigo en la SIEDO, pero que las autoridades federales no lo han relacionado con el secuestro de su hija.En entrevista con Carlos Loret de Mola, Vargas aportó más detalles de Oscar:"El trabajo dos años con nosotros. Fue chofer de la casa donde vivo con mi mujer y tres pequeños. Lo despedimos porque continuamente se perdían algunas pequeñas cosas de mis hijos y de mi mujer, no podíamos tener en casa a un posible delincuente. Sabía perfectamente los movimientos de mi familia.

--¿El ha declarado algo?, le preguntó Loret.

Nelson Vargas respondió: "Sabemos que la autoridad está buscando una declaración, pero nosotros no queremos una declaración forzada, queremos que exista inteligencia y ética para saber si ese hombre realmente está ligado con el secuestro de mi hija".En la conferencia de prensa, el empresario deportivo había cuestionado a las autoridades federales sobre ese punto en particular:"Lo asombroso e indignante es que desde el inicio del secuestro de mi hija, Óscar Ortiz estaba dentro de las personas que yo señalé como presuntos sospechosos y le solicité a la PFP que investigara, si ellos hubieran cumplido su trabajo, hubieran evitado que otras personas hubieran sido secuestradas", comentó."Dónde está su cacareada tecnología de punta y dónde está la inteligencia. Se entregó toda la información de mi exchofer y dicen que no saben nada, eso es no tener madre. Lo mínimo es ponerse a trabajar, lo mínimo es solidarizarse, ya no podemos más.Cansado de esperar respuestas en vano, Vargas dijo que está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias y que denunciará la ineficiencia de las autoridades aunque "estemos conscientes de que peligre la integridad física, mía y de mi familia".

Agregó:"Moriré en la raya, es lo mínimo que puedo hacer por Silvia. He perdido parte de mi vida, no puedo seguir viviendo sin saber de mi hija, ya no tengo nada que perder. El no saber qué ha pasado con mi pequeña me tiene deshecho pero no voy a claudicar".Silvia fue secuestrada la mañana del 10 de septiembre de 2007 cuando se dirigía de su casa, en el sur de la Ciudad de México, hacia el Colegio Alexander Bain, en la Colonia Las Águilas.

Luego de 11 meses de haber perdido contacto con los plagiarios, la familia Vargas Escalera lanzó, el pasado 25 de agosto de este año, un ruego para que le devolvieran a su hija que en el momento del secuestro tenía 18 años de edad.
La historia negra del secuestrador de Silvia Vargas

Chilpancingo, Gro., 26 de noviembre (apro).- Raúl Ortiz Guerrero El Flaco ó El Azul, es toda una leyenda en la cárcel de esta ciudad.Y es que en 1999, el hermano de Oscar, quien durante dos años trabajó como chofer de la familia del exdirector de la Conade, Nelson Vargas, se fugó de la prisión, oculto en un ropero con doble fondo.El mueble fue elaborado dentro del penal por los propios internos, quienes lo vendieron a un particular.Este miércoles, en conferencia de prensa, el empresario deportivo denunció que Raúl y su hermano Oscar podrían tener relación con el secuestro de su hija Silvia, pues ambos forman parte de la banda de secuestradores denominada Los Rojos.No es la primera hazaña que tiene en su larga carrera delictiva El Flaco. El pasado 28 de septiembre, Raúl Ortiz logró burlar a sus guardias -dos elementos de la Policía Federal Preventiva-- y escapó del hospital de Xoco, en la ciudad de México donde ingresó para una valoración medica. El exdirector de la Conade, Nelson Vargas dio a conocer que, como resultado de su propia investigación, basada en la denuncia anónima de una mujer, los plagiarios de su hija son una banda de secuestradores denominada Los Rojos que integran los hermanos Oscar, Manuel y Raúl Ortiz González, todos originarios de esta entidad.También reprochó que la SIEDO y la PFP no hubieran sido capaces de vincular a su exchofer, Oscar Ortiz con la banda de secuestradores.De acuerdo al expediente PGR/SIEDO/UIES/260/2008, al cual tuvo acceso este reportero, el pasado 5 de noviembre Oscar Ortiz fue detenido por elementos de la PFP en un domicilio ubicado en el número 81 de la avenida de las Palmas del fraccionamiento Las Casitas en la comunidad de Tierra Colorada, Municipio de Juan R. Escudero en Guerrero.Por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública estatal informó por medio de un comunicado oficial que Raúl Ortiz González fue sentenciado a 19 años de prisión por los delitos de secuestro y portación de arma de fuego de uso exclusivo del ejército de acuerdo a las causas penales 172/96 y 156/98.Raúl Ortiz, ingresó el 15 de octubre de 1996 al reclusorio Norte de la ciudad de México, tres años después, el 8 de octubre de 1999 fue trasladado a la cárcel de Chilpancingo, Guerrero porque se le autorizó la petición de estar cerca de sus familiares y se fugó de este penal el 4 de marzo de 2000, desde entonces es considerado como prófugo de la justicia, señala el parte oficial.El director de la Policía Ministerial de Guerrero, Erit Montufar Mendoza, confirmó que autoridades de la PGR le solicitaron la colaboración de la Procuraduría local para ubicar a los hermanos Manuel y Raúl Ortiz, quienes son originarios del municipio serrano de Leonardo Bravo y radicados en la comunidad de Buena Vista de la Salud, municipio de Chilpancingo.


Los "guichodominguez" se casan por la iglesia....que lindos!!!

Apurenle a casarse antes de que saquen al FECAL de Los Pillos y puedan pagar su bodorrio con recursos del erario, la tradicion PANista.
Vicente y Marta, a un paso de la boda religiosa

MÉXICO, DF, 26 de noviembre (apro).- El matrimonio Fox-Sahagún vuelve a ventilar su vida privada en las revistas del corazón: en su edición de este mes, la revista Hola, una de las que mejor paga las primicias, da a conocer la boda religiosa de la pareja que gobernó el país el sexenio pasado.Marta había anticipado la boda religiosa en 2007, cuando el 2 de agosto de ese año presumió a los reporteros un aro de oro blanco y tres piedras destellantes que, dijo, le regaló Vicente Fox, con quien pronto contraería nupcias ante la Iglesia católica."¡Qué ansias, muchachos, qué ansias!", respondía Sahagún Jiménez a los cuestionamientos de los reporteros que en ese entonces asistieron a la firma de un memorando firmado por el Centro de Estudios Vicente Fox Quesada con la Research and Development Corporation (Rand) para la investigación de la pobreza y el desarrollo.Sin embargo, en esa ocasión sus empeños se vieron frustrados.Esta vez, según la revista, la boda religiosa es prácticamente un hecho, pues en una entrevista que le concedió el expresidente, éste señaló que él y su esposa planeaban casarse por la Iglesia en fechas próximas, de forma "tan privada como fue la civil en 2001".En el Centro Fox, el guanajuatense afirmó que "ya hay un vestido comprado en San Sebastián (España), en una casa de novias", y además "ya están resueltos todos los papeles de nulidad eclesiástica, tanto de Marta como míos. "Ahora sólo estamos esperando a ver cuándo coinciden las estrellas y los astros", dijo.La prenda, según Marta Sahagún, tiene "un significado especial", pues en la localidad donde se compró nació la madre de su esposo.La pareja señaló a Hola que aún no sabían en qué lugar sería el enlace religioso, pero Fox confesó que hace unos meses pensó en celebrarlo "en el santuario de Covadonga, en Asturias", cerca de la localidad española de Cangas de Onís, donde hace poco recibió un homenaje, "pero al final su apretada agenda les obligó a posponer un poco más la boda".Pero esta no es la única que vez que Fox y Sahagún exhiben su estrafalario estilo en las revistas del corazón. En septiembre del año pasado, en su edición 1611, Proceso dio a conocer cómo la pareja abría su rancho a la revista Quién, escaparate de los ricos y famosos. Ahí se mostraron como son, "pretenciosos, frívolos, desmemoriados, mentirosos..."En la nota, firmada por Antonio Jáquez, se consignó:"Con la conciencia tranquila", Vicente Fox y Marta Sahagún decidieron mostrar públicamente --desde la impunidad, sin pudor alguno-- los lujos de sus vastas propiedades --construidas o remodeladas en sigilo, sin manifestación explícita en la declaración patrimonial del expresidente-- en San Francisco del Rincón, Guanajuato."Con 'Su vida después de Los Pinos', alcanzaron la ilustración de la portada de la revista Quién, privilegio al que aspiran, cada dos semanas, las celebridades y los millonarios mexicanos".
Prosigue la nota:"En la entrevista que acompaña a las fotografías donde se luce la pareja que se piensa protagonista de una película de época, Fox lanza un enigmático desafío que refleja, por lo menos, mala conciencia: 'Aquellos que dicen que esta propiedad es producto de dinero robado o del dinero que me dejó la Presidencia, tendrán que comer chicharrón porque no es así'. "Vicente Fox se figuró a tiempo su paraíso posterior a Los Pinos, y lo levantó a su antojo junto al rancho familiar en San Cristóbal --que a su vez fue reconstruido, como 'por milagro', según los lugareños--, y cerca de la casa que compartió con su primera esposa, Lilián de la Concha."Y lo hizo, claro, con toda la fuerza del poder presidencial, sin reparar en gastos ni extravagancias, y hasta se dio el lujo de llevarse a su nuevo paraíso al cocinero que tenía en Los Pinos --un militar del Estado Mayor Presidencial-- para no extrañar la sazón de sus guisos preferidos."(...) En su nido pasean tomados de la mano, se acurrucan, se besan, montan a caballo, hablan como protagonistas de novela de Jorge Ibargüengoitia, posan como personajes de Lo que el viento se llevó, en versión guanajuatense por supuesto --¡Clark Gable y Vivien Leigh en el Bajío!".

Ebrard paga a Televisa 30 MDP por salir en "el canal de las estrellas"

MÉXICO, DF, 26 de noviembre (apro).- Por tercer día consecutivo, el jefe de gobierno Marcelo Ebrard utilizó el espacio del programa de entretenimiento Hoy, de Televisa, para promover las obras de su gestión, aunque esta vez teniendo como escenario el Bosque de Chapultepec y solamente por seis minutos, en contraste con los días previos, en que cada emisión consumió más de 50 minutos en pantalla.El pasado lunes 24 tuvo como marco los canales y trajineras de Xochimilco y, el martes 25, el parque México ubicado en la colonia Condesa, donde compartió la conducción de Hoy con Andrea Legarreta, Ernesto Laguardia, Anette Cuburu y Galilea MontijoEste miércoles, Ebrard aprovechó el espacio televisivo para referirse a las obras viales que se ejecutan en el corredor a Santa Fe; al mantenimiento del Bosque de Chapultpec; a la promoción de la inversión privada en infraestructura, que alcanza ya los 6 mil millones de pesos, así como al Ciclotón, que implica el cierre mensual de 37 kilómetros de vialidades para disfrute de los paseantes en bicicleta.Pese a que la administración local sostuvo que la participación del jefe de gobierno en el "canal de las estrellas" no tiene costo, lo cierto es que la oficina de Ebrard pactó un convenio de publicidad con la empresa de Emilio Azcárraga Jean por 28.4 millones de pesos, firmado el 15 de febrero pasado y con vencimiento al 31 de diciembre de este año.Según Reforma, se trata de un "contrato abierto de espacios publicitarios y uso de tiempo aire en medios de comunicación masiva, en medios electrónicos como TV, como parte del programa de difusión del Gobierno del DF 2008".La semana en la que se tiene programada la presencia de Ebrard en Hoy coincide con las exposiciones de su propuesta de presupuesto de egresos para diferentes áreas de gobierno. Así, este miércoles tocó el turno a su iniciativa presupuestal para la inversión en obras públicas por 31 mil millones de pesos, proyecto que será sometido a la consideración de la Asamblea Legislativa.Acompañado del secretario de Finanzas, Mario Delgado, Ebrard Casaubón aseguró que "no habrá suspensión de obras públicas" y que se mantendrá el "ritmo" de las inversiones en transporte, infraestructura hidráulica y medio ambiente.Destacó que la política de inversión en obras públicas implica la creación de 60 mil empleos directos e indirectos. También ofreció que los proyectos comprometidos se concluirán en "tiempo y forma" para darle "competitividad" a la Ciudad de México.Por su parte, Mario Delgado detalló que de los 31 mil millones de pesos solicitados para el ejercicio 2009, 6 mil millones se aplicarán en la construcción de la Línea 12, y unos mil 398 millones a equipar y dar mantenimiento a todo el Sistema de Transporte Colectivo Metro.Además, en la rehabilitación de las calles del Centro Histórico se destinarán 128 millones de pesos y otros 285 millones se canalizarán a infraestructura social.En obras del sistema hidráulico, el gobierno capitalino pretende destinar 3 mil 497 millones de pesos para el Sistema de Aguas y Alcantarillado de la Ciudad de México (SAACM) y prevé, así mismo, la construcción de 110 'ciclopistas', con una inversión de 281 millones. Aunque la inversión pública en obras no se detendrá, el secretario de Finanzas local reconoció que se encuentran estancados los proyectos que involucran recursos privados, hasta en tanto no mejoren las condiciones crediticias en el país.Precisó que en esa situación se encuentran los proyectos de las supervías o túneles en Reforma, en la zona poniente y norte, así como el corredor del Metrobús en el Eje 3 Oriente."Hay interés de las empresas, así que vamos a tratar de concretar el tema, la dificultad es que actualmente no hay posibilidad de que puedan contratar créditos, es una dificultad que estamos enfrentando. Vamos a esperar que se mejoren los flujos de los créditos, a que el sistema financiero vuelva a estabilizarse", explicó.

Círculo de Estudio


Invita a la conferencia


con el

Dr Alfredo Jalife Rahmé

Jueves 27 de noviembre a las 7 pm


Av. Canal de Miramontes # 3755, esq. Cárcamo y Prol. División del Norte,

Subdelegación de Villa Coapa. Antes de la Glorieta de Vaqueritos

(junto al Registro Civil)

entrada libre circulocoapa@gmail.com

Segunda Marcha contra la militarización, la represión por la paz y por el respeto a los derechos humanos

Extendemos una ATENTA INVITACION a los compañeros y a los no compañeros de por acá de Ciudad Juárez para ser párticipes en esta marcha cívica encaminada a RESCATAR NUESTRA PATRIA de las garras tanto de los criminales organizados como de los no organizados...Ven y sé parte de Esta historia y de LOS MOMENTOS DEIFICILES PERO INTERESANTES que estamos viviendo. No te quedes como mero espectador...Que no te cuenten!!!!

Sábado 29 de noviembre, 3 PM.Av Paseo triunfo de la republica y Av. López Mateos.

El hijo de una compañera del Valle de Juárez, apenas un adolescente, fue secuestrado por el ejército, afortunadamente para él, su madre es de las que luchan y no se quedo callada. Se lo entregaron y ya libre el muchacho le dijo, "mama allí tienen a mucha gente, golpeada y torturada, hay muertos y los torturan y gritan, hay muchos chavos, por favor ayúdalos mama".

El hijo de otro compañero de la lucha, fue secuestrado por el ejército en una tienda, junto con otros dos jóvenes. Como en el caso anterior, su padre se movió y se lo soltaron. Ya afuera el muchacho comento que vio como habían matado a un anciano a golpes, se les paso la mano. Al anciano lo habían agarrado con un hombre más joven, los soldados le dijeron al joven "ni modo, vas a tener que correr la misma suerte, no te podemos dejar vivo" y lo ejecutaron. En ambos casos los jóvenes que cuentan su testimonio, fueron golpeados y torturados.

El 10 de octubre el ejército se llevo a dos colonos de Lomas del Poleo que están peleando su tierra, también fueron golpeados y advertidos de que lo mismo les pasaría a todos los que no quisieran dejar la tierra.

Brenda Balderas es una señora joven, desesperada se acerco al FNCR para solicitar ayuda. El ejército se había llevado a su marido junto con otras cinco personas, las otras cinco personas fueron presentadas a la PGR después de días de tortura y secuestro, acusados de narcotráfico, pero el marido de Brenda, Saúl Becerra Reyes, sigue desaparecido y se teme por su vida. Las personas que fueron detenidas junto con Saúl dijeron que lo vieron severamente golpeado. Cuando fuimos a protestar frente al campo militar por la aparición de Saúl, ahí encontramos a otra familia que peleaba la aparición de tres jóvenes que el ejército se había llevado también. Ahí se encontraba la esposa de uno de ellos, una jovencita, apenas unos 18 años, ella intercambio teléfonos con Brenda para posibles acciones conjuntas. Las acciones no llegaron a concretarse pues gracias a la protesta soltaron a los tres detenidos. Ya afuera el esposo de la muchacha comento que los soldados se los llevaban a Samalayuca descalzos y ahí les decían, "aquí los vamos a matar y aquí los vamos a dejar, al cabo que nadie los reclama", también platico como vio que le cortaron la cabeza a un señor muy golpeado que ya tenia mucho tiempo secuestrado.

El sábado me ha llegado un correo de un señor desesperado, el ejército se llevo a sus dos hijos y no se los quieren presentar, por ahí le dijeron que están golpeados y fracturados. Alguien le dijo al señor que nosotros podíamos ayudarlo. Un día después, hoy domingo, me llega otro correo, esta vez es una muchacha desesperada, el ejercito se ha llevado a su hermano junto con otras personas, hace dos jueves, entraron a un edificio, amagando a todos, niños, mujeres, hombres y ancianos, tomando nombres, se llevaron a los hombres y días después, de tortura y desaparición, aparecen como narcotraficantes.

Esto no es nada, estas son apenas unas cuantas historias de las cientos de historias que circulan de abusos, torturas, secuestros y ejecuciones del ejército. Una compañera de la escuela ha dicho en clase, que tiene un amigo soldado y que él, le ha confesado que son los mismos soldados los que están ejecutando a la gente.

En la matanza del CIAD se sabe que el ejército estuvo presente, por testimonios de los mismos colonos. Hace dos semanas cuando fueron ejecutados dos policías ministeriales de Chihuahua, frente a los juzgados federales, el ejército se encontraba a menos de 100 metros, no intervinieron, se dedicaron a ver como masacraban a los policías, el tiroteo duro varios minutos y el ejercito no hizo nada por detener a los agresores. Estos dos últimos dos casos están relatados en los periódicos.

¿Vamos a quedarnos de brazos cruzados? ¿Vamos a quedarnos en casita, muertos de miedo?mas informacion en el blog oficial del FNCRhttp://fncrjuarez.blogspot.com/

mas informacion en el blog oficial del FNCRhttp://fncrjuarez.blogspot.com/

visita las paginas web y los blog's de la R.C.P en el estado de chihuahua.

chihuahua resiste WEB SITE


chihuahua resiste blog


comentarios o sugerencias al e-mail: liberitzcuintli@hotmail.comitzcuintli2000@yahoo.com.mx



Columna Asimetrias. La Muerte de Juan Camilo

26 noviembre 2008

Por Fausto Fernandez Ponte

"Cualquier conorcio trasnacional grande de los países del G-7 es con mucho más poderoso que éstos juntos, cuyos gobiernos están al servicio de aquellos".
Agosto Roo


En el inframundo de la inteligencia y contrainteligencia en los centros de decisión estratégica en materia de economía y política y en sus mentideros respectivos córrense versiones acerca del sucedido que causó la muerte a Juan Camilo Mouriño.

Como sabrìase, Mouriño pereció en el desplome de un avión del gobierno federal ocurrido el pasado 4 del mes que transcurre. En ese mismo episodio fallecerion José Luis Santiago Vasconcelos y 13 personas más, muchas de ellas sin vìnculos con aquél.

Las causas de ese desplome --calificado de "accidente" por el gobierno de México-- fueron discernidas e identificadas por personeros de alta jerarquía gubernamental como consecuencia de la la impericia de los pilotos.

Los pilotos, fallecidos también, no pueden defenderse de esas acusaciones que les fincan responsabilidad en el desplome del avión --dotado de tecnología muy sofisticada--, aunque en caso de un accidente los responables mayores debieren ser otros.

Y esos otros son los dueños y operadores de la empresa privada que la secretaría del despacho de Gobernación había contratado para darle mantenimiento de seguridad a la aeronave y provisto de mecánicos y pilotos.

Sospecharíase que el propietario mayor de la citada empresa privada es miembro del Partido (de) Acciòn Nacional y afín al secretario Mouriño y, dígase también, con acceso a Luis Téllez, secretario del despacho de Comunicaciones y Transportes.

A ello áunase que el señor Téllez es promimente alfil de la Comisión Trilateral, ente de interés y de presión creada por los grandes consorcios trasnacionales de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón. Promovida por los Rockefeller.


Don Luis es, por añadidura, declarado (por él) agente del grupo de poder económico y político de la familia de George H. W. Bush, padre del aun Presidente de EU y jefe, él mismo, del Estado estadunidense (1989-93) que precedió a Bill Clinton.

Ese grupo --conformado por varias empresas trasnacionales bajo la denominación Carlyle, Inc., y cuya divisa es Arbusto (bush, en inglés) Corp., es triste notoriedad por hacer la guerra con fines de lucro, como se observa en Irak y Afganistán.

Sospechosamente, el secretario Téllez, incrustado en posiciones de gran alcance estratégico en los últimos cuatro gobiernos de México-- se hizo presente en el lugar del desplome a pocos minutos de ocurrido, y difundió la versión del accidente.

Y durante varias horas insistió en ello, representando un papel preponderante como secretario del despacho que ostenta, como subrogado del de Gobernación e incluso como Presidente de la República y vocero del gobierno. Tufillo a golpe de Estado.

La versión del accidente la ofreciò el señor Téllez a priori; es decir, sin ningún sustento técnico verificado y confirmado, incontrovertible y, sobre todo, impecable --de hecho, aun no existe dicho sustento de impecabilidad-- y disipatorio de dudas.

¿Tenía acaso don Luis instrucciones de poderes superiores --los poderes que son y que están-- para dar coartadas al desplome vertical súbito del avión y controlar las secuelas pesquisatorias e incluso suspicacias públicas y del mismo Felipe Calderón?

Más aun, ¿sospechará el propio Presidente de Facto de la coartada ofrecida por su secretario Téllez y tendrá el acervo vivencial e intelectual necesario para discernir los motivos del sucedido a su amigo Mouriño? ¿Por ello se le ve tan aterrado?

Esas son interrogantes que parecen estar siendo respondidas por las versiones del sucedido en esos círculos soterrados y embozados de la cultura de la inteligencia y contrainteligencia internacional y la intriga trasnacional.


Los entes trasnacionales, en particular los petroleros, tienen por historial financiar con fuerzas mercenarias --disponibles en el mercado del ramo-- y traidores hacer revoluciones, dar golpes de Estado y militares y cometer asesinatos de líderes políticos.

También desestabilizan gobiernos o recurren a tácticas como las de las trasnacionales petroleras extranjeras antes, durante y después de la Expropiación Petrolera de financiar revueltas para dividir México en varios países e instalar gobiernos títeres.

Destacadas en ese quehacer siniestro son las trasnacionales petroleras estadunidenses, aunque siempre ha tenido competencia de sus contrapartes europeas --de Inglaterra y Francia y, ahora, España-- poseedoras de recursos financieros y gran tecnología.

Señálese que en el caso de la trasnacional española Repsol, ésta ha participado recientemente en un golpe de Estado y militar en Venezuela y financiado operaciones de desestabilización en Bolivia y Ecuador. No es nueva, pues, en éstas marranerías.

Repsol --y otras trasnacionales hispanas-- se consideran con más derecho que las de EU a ver a Nuestra América como su patio trasero. Los españoles llegaron antes que los gringos, sería la racionalidad para ese reclamo propietario de geopolítica.

En las cañerías ocultas de la subcultura de las operaciones "negras" o encubiertas u obrepticias de Washington, Londres y París especulase de que Mouriño era el agente más importante de la española Repsol en México. Era un "vicepresidente" de hecho.

Y un "vicepresidente" hispano, por añadidura, con lealtades y adhesiones formativas, emocionales, afectivas, sentimentales y culturales a España; tenía incluso ciudadanía del Estado español. Privilegió intereses de trasnacionales de su país de nacencia.

Ello antagonizó y enardeció a las trasnacionales petroleras estadunidenses, lo cual identifcaría, figurativamente, un móvil presunto para "eliminar con prejuicio extremo" a éste hombre infiltrado en la estructura decisoria del poder en México.



A priori: del latín. Anticipadamente. Antes de.

Áunase: del verbo aunar.

Coartadas: argumento de inculpabilidad. Pretexto. Disculpa.

Comisión Trilateral: entidad creada en 1973 por empresarios, políticos, economistas y diplomáticos influyentes de EU, Europa y Japón para buscar una mayor cohesión entre las corporaciones trasnacionales a fin de fortalecer el capitalismo y resistir la presión del Comunismo de ese tiempo y el Tercer Mundo.

"Eliminar con prejuicio extremo": expresión propia de la jerga de inteligencia y contrainteligencia estadunidense, sobre todo de la CIA (Central Intelligence Agency), para describir eufemísticamente a un asesinato.

"Operaciones negras" o encubiertas u obrepticias: en el argot de la CIA, aquellas actividades de espionaje o contraespionaje realizadas al amparo y/o protección del clandestinaje, a fin de que no se puedan identificar a los autores intelectuales y materiales. Esas actividades pueden parecer accidentes.

"Vicepresidente" de hecho: la figura de vicepresidente no existe en el Poder Ejecutivo en México, aunque suélese identificar retóricamente al secretario del despacho de Gobernación como jefe de gabinete, vicepresidente y/o jefe de gobierno, aunque en lo formal el Presidente de la Repùblica es a la vez Jefe de Estado y Jefe de Gobierno.

El Gobierno del Distrito Federal reprimió a los estudiantes de la Escuela de Enfermería del ISSSTE

(Dentro del boletín Informativo que ya puedes consultar desde la página del Grupo de Acción Revolucionaria)

El lunes 24 de noviembre, alrededor de las tres y media de la tarde comenzó el bloqueo de la avenida Félix Cuevas a la altura del Hospital 20 de noviembre del ISSSTE en demanda de la no desaparición de la Escuela de Enfermería del ISSSTE. La medida se llevó a cabo después que el Instituto ha solicitado de manera explícita las instalaciones que ocupa la Escuela, argumentando falta de presupuesto y "otros proyectos en mente". Esto es parte del desmantelamiento de la institución de salud que conlleva la Nueva Ley del ISSSTE.

El viernes 21 de noviembre, la Asamblea de la Escuela de Enfermería, por mayoría, decidió empujar el bloqueo de la avenida mencionada como medida de protesta y de presión a los funcionarios del ISSSTE quienes en su necesidad de ocupar ya el espacio actual de la Escuela, están literalmente inventando soluciones por fuera de su alcance. La acción fue realmente impactante y poco a poco se incorporaron médicos y enfermeras del Hospital "20 de Noviembre del ISSSTE", vecinos y personas que salían de las instalaciones de salud.

Después de cerca de 40 minutos de bloqueo apareció un contingente del Agrupamiento de Granaderos acompañados con 6 o 7 monitores de vialidad del Gobierno del Distrito Federal, quienes sin importarles absolutamente nada, comenzaron a empujar y a golpear a padres de familia, alumnas y alumnos de enfermería, población que se sumó al bloqueo y compañeros estudiantes solidarios de otros planteles educativos. El bloqueo se había mantenido como estaba acordado y, a pesar de que se informó que estaba a punto de liberarse la vialidad, los granaderos embistieron con todo a los manifestantes. El resultado de la represión fue de varios alumnos golpeados, principalmente mujeres. En su intento por disolver la manifestación, la policía y los granaderos trataron de detener a dos estudiantes y a un padre de familia que participaban de la protesta, mismos que fueron literalmente rescatados por la población y los vecinos que protestaron por la brutal represión.

No es la primera vez que el Gobierno de la Ciudad de México le lava la cara al Gobierno Federal (que es de quien depende el ISSSTE y de donde salió la maniobra que está llevando al cierre de la Escuela de Enfermeras), utilizando la represión. Es la prueba clara (otra más, por cierto) de que al final pueden ponerse de acuerdo.

Poco después y presionados por la acción de los estudiantes de Enfermería y del pueblo solidario, arribaron los funcionarios del ISSSTE, mismos que fueron obligados por los acontecimientos a entablar nuevamente la discusión con el alumnado y los padres de familia. Sin embargo, no ha habido una solución satisfactoria a la comunidad estudiantil, académica y trabajadora por parte del ISSSTE. Durante más de un año se estuvo fraguando de manera velada la desaparición de la Escuela, hasta que fue inminente que la información corriera y se comenzara a difundir.

Como Grupo de Acción Revolucionaria hemos estado en la primera línea de los acontecimientos, apoyando decididamente y sin tapujos esta importante lucha que no sólo es de los estudiantes y la comunidad del plantel que pretenden cerrar, sino que es una lucha de todo el pueblo trabajador porque no continúe el desmantelamiento del ISSSTE.

Condenamos enérgicamente la represión de la que son objeto los estudiantes de la Escuela de Enfermería del ISSSTE, por parte del Gobierno Federal y del Gobierno capitalino y nos pronunciamos por una solución satisfactoria al conflicto.

Hoy fue la muestra clara de que ni la represión ni todas las mentiras con las que los funcionarios del ISSSTE pretender cerrar su propia institución educativa, hará que los estudiantes de la Escuela de Enfermería desistan de la defensa de su derecho a la educación.

¡Que el ISSSTE se haga cargo en su totalidad de la Escuela de Enfermería!
¡No al cierre y no al despojo que está instrumentando el Gobierno Federal a través del ISSSTE!
¡Por la defensa de la educación pública y de calidad para el pueblo de México!

Facultades excepcionales para la PGR y la PFP

Para los estudiosos del tema que hayan hecho un análisis de las recientes reformas en seguridad, después de realizar un análisis personal, me parece que las reformas presentadas, además de anti-constitucionales le dan facultades excepcionales de detención, de actuación como policía, etc., a la PGR, totalmente en el sentido de la intención de las "Leyes Gestapo", como la reciente iniciativa de Reforma Judicial que aunque maquillada conserva mucho de su intención represiva y violatoria de garantías individuales, y que recuerda al "Acta Patriota" impuesta en EU después y con pretexto del 11 de septiembre, y que más que combatir a la delincuencia más bien parecen crear condiciones policiacas para "manejo de crisis" al estilo de menos, del funcionamiento de la policía napoleónica (para los que recuerden la lectura de "El Conde de MonteCristo", de persecución contra "sospechosos de conspirar contra el régimen"), me gustaría conocer su opinión a la brevedad y escribir al menos una carta de denuncia a la opinión publica y de advertencia a los legisladores sobre esta ominosa reforma.
Atte, Juan José Mena C.
Estudiante de la Fac. de Derecho, UNAM

Las inciativas en cuestión presentadas por Calderón son:

La Ley de la Policía Federal, y

La Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República.

Entrevista a Simone Bruno: Los indígenas espantan...

di Annalisa Melandri
Foto di Simone Bruno
Simone Bruno es un fotoreportero italiano y desde hace cinco años vive en Bogotá. Es corresponsal por el diario online Peace Reporter, relacionado a la agencia de noticias MISNA (Missionary Service News Agency) y a la asociación humanitaria Emergency. En estas semanas cubrió la marcha de la Minga, la mobilitación indígena y campesina que llegò hasta Bogotá, pidiendo respecto por los pueblos originarios y derecho a la tierra y a la vida y planteando un proyecto de participación politíca al desarrolllo del país.
Simone Bruno estubo testimoniando sobretodo los violentos enfrentamientos ocurridos en en La María-Piendamó (Cauca), donde se registraron dos muertos y más de 70 heridos, y donde se demostró que el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) utilizó armas non convencionales contra los indígenas. Las fotografías de Simone han sido publicadas en todos los más importantes diarios italianos y en los mayores espacios de información en Internet.
Por eso recibió hace unos días en su pagína de Facebook amenazas de muerte con el siguiente texto: ("mamertico de mierda se esta metiendo con fuerzas que lo van a aplastar muy valiente tirando piedras y agrediendo agentes del estado en la maria si quiere ser un martir con mucho gusto le cumplimos el deseo rece malparido") desde un usuario desconocido de nombre Sol Dussant. En esa entrevista nos explica qué representa el movimiento indígena en Colombia y sus potencialidades por un cambio en el país.
A.M. – Simone, tu vives desde hace 5 años en Colombia. ¿Tuviste antes de ahora problemas de amenazas o de hostigamiento relacionados en tu trabajo?
S.B. - No nada, esta es la primera vez en absoluto.
A.M. - ¿Denunciaste las amenazas a las autoridades? ¿Qué respaldo tuviste?
S.B. - La denuncia la hice a través del consulado Italiano en donde encontré personas muy gentiles y que me ayudaron mucho. Recibí también apoyo por parte del embajador en Italia, Sabas Pretelt de la Vega, que en un comunicado de prensa rechazó las amenazas que recibí.
A.M. - En el texto de la amenaza se hace referencia al resguardo de la María. Tu estuviste allá cubriendo la Minga. Hubo muertos y heridos. ¿Cómo era la situación?
S.B. - Muy dura. La represión del ESMAD (policía anti-motines) fue brutal y con armas de fuego, machete y recalzados, ósea granadas artesanales rellenas de pólvora, puntillas, escotillas y vidrios.
Vi muchos heridos y constate el tipo de armas que los provocó. Había heridos de balas y otros con escotillas en el cuerpo. Tambien hubo un muerto, Ramos Valencia, proveniente del resguardo Tacueyó, que ha recibido una bala en la cabeza, que le atravesó de lado a lado.
A.M. - Un video de la CNN demostró inequivocablemente que miembros de la ESMAD dispararon contra los campesinos de la Minga y Álvaro Uribe tuvo que admitir públicamente eso. Los participantes de la Minga se defendieron solamente con bastones de mando y piedras. Tu denunciaste eso en tus notas, ¿Piensas que las amenazas puedan llegar desde alguien cercano a la ESMAD?

S.B. - Esto es difícil saberlo. Por seguro las amenazas se deben a mi presencia en la María, el mensaje lo dice muy claramente. Quien se molestó por el trabajo de los periodistas es quien no quería que se supiera la verdad de los hechos y de la violaciones de los derechos humanos por parte de la policía. Es también quien no sabe respectar un movimiento como el movimiento indígena Colombiano que propone una manera otra de pensar y de vivir y una resistencia pacífica.
A.M. - La Minga ha llegado a Bogotà y en los próximos días habrá también eventos en algunas ciudades europeas en solidaridad a ella. ¿Qué opinas de esa movilización indígena y campesina? ¿Puede representar realmente, cómo parece, un momento de ruptura entre la sociedad colombiana y el gobierno?

S.B. - Creo que es la coincidencia de dos procesos. En un lado me parece que la sociedad empieza a despertar de un largo sueño. Son testigo las movilizaciones de prácticamente todos los sectores sociales: corteros de cañas, estudiantes, profesores, transportadores, jueces, entre otros.
En otro lado está la Minga que es expresión de un lento proceso interno al movimiento Indígena Colombiano, del cual los indígenas Nasa del Cauca son sin duda es sector más fuerte y organizado.
La coincidencia de las dos cosas hizo que la Minga se volvió el catalizador y acelerador de todas estas protestas que en algunas manera confluyen. Esto no es casual los Nasa vienen tejiendo, como ellos dicen con otros sectores y movimientos sociales desde hace mucho años. En la historia Nasa se cuentan 4 fases de resistencia, la ultima se denomina de alternativa y empieza más o menos con la constitución del 1991, ósea con la llegada de la ola neoliberal en Colombia. Los Nasa se dan cuenta que el enemigo ya no es el terrateniente, sino un poder multinacional que no se ve. Para enfrentarse entienden que se tienen que abrir a otros actores y seguir luchando untos. Es, si quiérenos el final de la fase solamente indigenista del proyecto Nasa.
A.M. - ¿Qué proyección a largo plazo imaginas pueda tener la Minga en Colombia?
S.B. - Es un proceso largo. En este mes largo la Minga ha tenido mucha visibilidad. En los próximos meses quizás no será así, pero el proceso sigue seguramente a nivel interno y se va fortaleciendo mucho. En la próxima expresión pública será aun más fuerte y tendrá aun más apoyo de otros actores sociales. Esto ha sido verdad en el pasado si pensamos a la que se llamaba Minga por la vida del 2004 y todas las movilizaciones anteriores. Con estas expresiones los indígenas toman momentum y se relacionan con nuevos actores. Se retiran, elaboran y vuelven a salir.
A.M. - ¿Cómo se desarrolla actualmente en Colombia la protesta social y el conflicto armado en el marco de esa criminalización violenta de la protesta y en la actual situación de represión y persecución de la oposición?
S.B. - La criminalización de la protesta es un ejercicio muy practicado en Colombia en donde las FARC se trasforman en la excusa para aplastar los movimientos sociales.
Los movimientos democráticos están aplastados entre el actor estatal y paramilitar por un lado y por las guerrillas por el otro. Todos los movimientos más respetables en Colombia toman una posición de neutralidad o se declaran comunidades de paz, por esto, son atropellados por ambos lados y por ambos actores. La culpa que tienen no es tanto la de no participar, sino de cuestionar el conflicto mismo, que es lo que permite sobrevivir tanto a las FARC cuanto al gobierno. Queda realmente poco espacio para desarrollar la protesta social, tanto físicamente, cuando en el imaginario de los Colombianos que prefieren muchas veces no saber nada de lo que pasa, no opinar y no ser involucrados.
A.M. - ¿No crees que las amenazas a un periodista son la demostración que está haciendo bien su trabajo?
S.B. - O que los indígenas espantan..
A.M. - ¿Cómo periodista amenazado cómo imaginas se pueda seguir trabajando por la libertad de expresión y por la denuncia de las violaciones de los derechos humanos cometidas por el Estado en Colombia?
S.B. - Yo tengo la suerte de ser Italiano y vivir a Bogotá. El apoyo de la prensa Italiana ha sido muy importante, pienso por ejemplo en Maso Notarianni de Peacereporter y Alessandra Coppola del Corriere que por primeros se han preocupados de mi situación. La visibilidad y el respaldo permiten sentirse más seguros. Pero hay centenares de periodistas Colombianos que trabajan y viven en áreas rurales del país, para ellos denunciar lo que pasa quiere decir arriesgar seriamente su vida y las de sus familiares. Esto tiene una repercusión evidente sobre la calidad de la información en el país. Así como la concentración de los medios en la manos de poder económicos muy fuertes, cuya finalidad es maximizar es la ganancia y no es informar. Estos medios serán siempre al servicio del gobernante de turno. No es casual que los activistas decidieron dar el video a CNN y no a los medios Colombianos, eso porque si lo hubiesen dado a un medio Colombiano probablemente ahora poca gente lo conocería. Hablo de los grandes canales de televisión, porque un error que se puede hacer es generalizar sobre la prensa Colombiana. Acá existen unos buenos medios de información y unos excelentes periodistas. Pienso a Semana, El Espectador, el programa Contravia de Hollman Morris, el noticiero de Canal Uno de Daniel Coronell y algunos periodista de El Tiempo y Cambio. Es gracias a ellos si sabemos de los grandes escándalos como por ejemplo el de la parapolitica. Y es por eso que la lista de periodistas amenazados es muy larga.
Annalisa Melandri